Opinión: Estados Unidos baila con otra dictadura – WSJ

Opinión: Estados Unidos baila con otra dictadura – WSJ.

3 respuestas para “Opinión: Estados Unidos baila con otra dictadura – WSJ”

  1. Yo no creo eso de que Obama es un idiota y que no sabe negociar, como dice Trump o en este caso como lo quieren poner en este escrito lo que si yo creo que el es muy obediente, pudieramos decir que mas obediente que ningun otro a los grupos de poder en esta nacion que en definitiva son los que mandan, aqui lo que hace falta como lo dijo Donald Trump, en este pais las leyes y las directivas de gobierno son en base a los cabilderos, a los grupos de influencia y a aquellos que hacen grandes donaciones a congresistas, senadores y al presidente y al final son los que mandan, para mi todo lo demas es puro cuento y entretenimiento, algo quieren sacar de Venezuela, es rica en petroleo y uranio, cuidado con eso, las jugadas estan como los magos, en la manga no en lo que la prensa servil de este pais a esos intereses mencionados, quieren hacer creer y hacer estados de conciencia asi como confundir, en este pais la prensa esta controlada y muy bien pues las grandes cadenas de television y periodicos esta en manos de un grupo reducisdo de familias. Yo se que Donal Trump no va a salir de presidente porque no lo van a permitir esos grupos de poder y unidos a ellos los democratas con su comparsa de vividores del walfare que suman ya la fabulosa cifra de 40 millones y si hablamos de la prensa es apaga y vamos .

  2. Cuestiones jurídicas relacionadas con el decreto de Obama declarando que Venezuela representa una amenaza inusual y extraordinaria son la expresión del imperialismo colonial más puro que nos caracteriza la política exterior.

    Como es práctica común de los antiguos imperios (y descomposición), Barack Obama ha pedido al Congreso que apruebe un decreto – como si se tratara de una cuestión de política interna – diciendo que Venezuela es una amenaza para la seguridad interna de los Estados Unidos. El decreto admite una serie de demandas que reclaman juzgar Venezuela, como la Ley sobre la protección de los derechos humanos y la sociedad civil, propuesto por Robert Menéndez y aprobado por el Congreso de Estados Unidos con el apoyo de Marco Rubio e Ileana Ross-Lehtinen, dos de los grupos de presión más valientes a favor del fascismo en América Latina.
    A fin de aplicar el Decreto de 2014, Obama reconfigura decretos promulgados bajo circunstancias totalmente diferentes, como los de Siria. Una de ellas fue la famosa Alianza contra la financiación del terrorismo, propuesta por Obama en un discurso sobre política exterior en junio de 2014 en West Point. En esta ocasión, le pidió al Congreso a gastar el dinero de un billón y medio de una estabilización iniciativa regional en el Medio Oriente, que proporcionaría recursos a la lucha contra la oposición siria contra la tiranía de al-Assad.
    Al designar a Venezuela como una amenaza que plantea un peligro inminente para la seguridad de la región y, por lo tanto, para los Estados Unidos, Obama, por lo que su discurso en términos de la guerra de cuarta generación, dice detectar un enemigo visible y una amenaza creíble. Esta es una formulación
    favorito del gobierno de Estados Unidos en la búsqueda de apoyo público para sus acciones.
    La campaña contra Venezuela, con su manipulación demoníaca de las opiniones estadounidenses y mundiales, alcanzó esta extremidad: la criminalización del país, la declaración que es una amenaza, el sujeto de una seguridad nacional máxima para los Estados Unidos, justificando otras acciones que los Estados Unidos van seguramente a emprender.

    ¿ Por qué un decreto urgente?

    En el marco del derecho internacional y en el marco de la legislación estadounidense, un decreto urgente tomado por el poder ejecutivo es en efecto un cheque en blanco que permite al ejecutivo hacer lo que quiere con el fin de eliminar el peligro considerado estar al principio del decreto. En la conducta(conducto) normal y diaria, la política exterior, las decisiones del ejecutivo siempre están sometidas a la aprobación del Congreso; no es el caso para una urgencia que requiere una acción inmediata.
    Un ejemplo de este tipo de legislación es una ley firmada por Obama en septiembre de 2014, que autorizaba el Pentágono a provocar(arrastrar) y a armar(cargar) a los rebeldes sirios en la batalla contra el Estado islámico, y que también fue comprendido como una tentativa de derribar(trastocar) el gobierno de Bachar al-Assad, considerado como una amenaza para los Estados Unidos. El marco(ejecutivo) financiero de esta decisión se encuentra en un decreto ley de 2011, por el cual el Congreso autorizó a Obama a actuar en interés de la preservación de la paz en el Medio Oriente en el momento en el que la situación en Siria comenzaba a calentarse mientras que Libia ya estaba en llamas. Esta ley formaba parte del Plan(Plano) pretendido y global para la seguridad en el Medio Oriente, que es fundamentalmente una estrategia US para asegurar la estabilidad política en regiones Ricos en energías, derribar(trastocar) los regímenes autoritarios y perseguir la guerra contra el terrorismo.?
    Thomás Sparrow, correspondiendo para la BBC a Washington, afirmó lo que sigue: ” cuando el presidente firma un decreto que declara que un estado de emergencia existe, consigue poderes especiales que le permiten, por ejemplo, imponer sanciones o helar ciertos activos. ” El gobierno estadounidense reconoce que hay entre veinte y treinta programas de sanciones de este género basados en declaraciones urgentes y formulados en un lenguaje similar al empleado con respecto a Venezuela. Estos últimos años, los Estados Unidos declararon el estado de emergencia en varios países, entre las que estuvieron Ucrania, Sur-sudán, la República centroafricana, Yemen, Libia y Somalia; países con los cuales Washington tiene o tuvo malas relaciones.
    En Libia y en Siria, las sanciones comenzaron contra responsables de estos gobiernos y de los parientes(padres) de Gaddafi y Assad, respectivamente. Pero las sanciones tienden a ser progresivas y son mantenidas hasta que la intervención hubiera alcanzado sus objetivos. Las sanciones iniciales son habitualmente seguidas por nuevas sanciones que son aplicadas para ” consolidar los objetivos definidos en las sanciones iniciales “. El régimen de sanciones a menudo evoluciona hacia un embargo total económico y militar que desemboca en nuevas acciones judiciales en las cuales los Estados Unidos abiertamente sostienen grupos paramilitares y mercenarios que engendraron (y todavía engendran) guerras civiles prolongadas en estos países.
    La cuestión de los humanos derechos es levantada(indignada) en una tentativa de justificar las acciones contra Venezuela, como esto anteriormente ha sido utilizado para justificar los bombardeos humanitarios de Libia y el armamento de al-Nusra, la rama de al-Qaida en Siria, que atacaba el gobierno de Bachar al-Assad.

    Cual es el guión más viable a Venezuela ?

    Las diferencias entre Venezuela, Siria y Libia son enormes, pero un factor(cartero) es siempre lo mismo: el belicismo de los estadounidenses que, desde hace doscientos años, desarrollaron y refinado todas sus recetas(ingresos) para llevar guerras abiertas o escondidas con el fin de producir lo que llaman por eufemismo un cambio de régimen. La legislación estadounidense preve que el poder ejecutivo no puede pedirle en el Congreso la autorización para intervenir abiertamente, a menos que hubiera una declaración de guerra o de intervención formal. Podemos pues excluir la posibilidad de una invasión de Venezuela por fuerza US regulares. El consenso regional que validaría tal acción no existe: Venezuela no es solo .
    Lo que podemos ver en el caso de Venezuela, son nuevas sanciones unilaterales diplomáticas y económicas, que no son dirigidas solamente contra responsables oficiales, sino son extendidas a todo el espectro económico y político, en una tentativa de hacer hacer implosión la economía y las instituciones de Venezuela. Las sanciones de los Estados Unidos tienden(alargan) a ser progresivas: cuando las contra los responsables no producen el cambio de régimen deseado, están consideradas como ineficaces y seguidas por nuevas sanciones, más severas, hasta la asfixia total de la nación y la materialización del cambio de régimen consecutivo.
    Otro desarrollo probable sería la adaptación a Venezuela de la estrategia empleada con respecto a Siria: provocar una guerra civil prolongada y violenta para alcanzar(llegar) el cambio de régimen. Esto ya comenzó de hecho, el conflicto de intensidad baja de los paramilitares guarimberos se presentó en 2014. El precedente para este género de intervención es la guerra camuflada contra la revolución sandinista en Nicaragua, llevada por los paramilitares de la “Dobló en los años 1980.
    Esto sería sólo en las condiciones de una guerra fratricida en Venezuela dónde los Estados Unidos se hallarían en situación de izar su intervención a un nivel superior, que les permitiría justificar toda acción que pretendería preservar la paz en la región.
    Con el fin de alcanzar(llegar) una confrontación verdadera, los Estados Unidos deberían también aprobar decretos leyes que autorizarían la Casa Blanca a actuar a favor de la contrarrevolución en Venezuela, sustenante el fascismo venezolano, como lo hicieron con las fuerzas salafistas que intentan tomar Damasco. Debido a la permeabilidad de la frontera entre Venezuela y Colombia, paramilitares ya se infiltraron Venezuela, provocando una situación favorable para las actividades de los mercenarios. Es probable que los Estados Unidos ya están contemplando seriamente alguna provocación que pueda poner en marcha un conflicto a gran escala. Desgraciadamente, para el apacible Venezuela y América latina, todos los indicadores periodísticos, económicos, políticos y militares apuntan Esta eventualidad.
    Los factores(carteros) políticos que provocarían una intervención en Venezuela alcanzan su apogeo, a la vez interno y externo en Venezuela. Los factores(carteros) internacionales podrían tener una influencia considerable sobre el estilo y la estrategia del comportamiento del Imperio.
    La escena política interior en Venezuela comienza a cambiar. Desde el 2014, senadores demócratas previnieron que las sanciones en contra de Venezuela serían contra-productivas para la oposición venezolana, provocando(arrastrando) numerosos retrasos en la aplicación de éstas. Pero esto cambió. La derecha venezolana perdió todavía más su influencia débil y política en el curso del año electoral, incitando el Departamento de Estado US que les echa(pone) la dirección de la oposición en el hoyo a los leones, sabiendo para que el 90 % de la población venezolana (según un estudio de Hinterlace publicado a principios de marzo de 2015) rechace(eche de nuevo) una intervención de los estados-unidos.
    Debemos plantearnos la cuestión: ¿ sería lógico de creer que los servicios de inteligencia estadounidenses descuidaron este detalle? Esto sería absurdo. ¿ Pues por qué la Casa Blanca decidió destruir la base política de la oposición venezolana? La respuesta podría ser evidente: no creen más que el guión electoral democrático sea una manera viable de provocar un cambio de gobierno en Venezuela.
    Lo que probablemente contemplan muy es una intervención estadounidense camuflada en Venezuela, conduciendo a una guerra civil prolongada. La cuestión de saber si tal enfoque(aproximación) en Venezuela consigue el apoyo o no no es pertinente. Encuestas(investigaciones) en Iraq en 2003 mostraron que el 87 % de la población iraquí (incluido los opositores Saddam Hussein) negaban una intervención US, pero se efectuó a pesar de todo, bajo pretextos variados. La segunda razón importante – después de las armas de destrucción masiva pretendidas – era la liberación de pueblo oprimido. Pues, saber si la población que constituye la oposición venezolana manifestará su negativa de la intervención de los Estados Unidos, como el chavistes le hicieron desde hace quince años, es sin objeto; el pretexto de restaurar la democracia en Venezuela ya no está en las manos de la oposición es, pero en las manos de Obama.
    Los Estados Unidos atravesaron el umbral de la intervención abierta contra la revolución bolivarienne, o, como lo dice el presidente Nicolas Maduro: ” Obama personalmente emprendió la tarea de intervenir en Venezuela y de volcarme. ”
    La hora decisiva de sonar.

  3. Es muy cierto tu analisis, ellos consideran un peligro la libertad de pensamiento, pero en Miami hay muchas familias adineradas que controlan con su dinero el poder politico, Los Mas Canosa, los Diaz Balart, los Stefan, son una pesadilla tanto en Univision como en Telemundo, ellos creen que somos ignorantes que llegamos de Cuba, para doblegarnos a la mentalidad de Linconl Diaz Balart, que cuando habla, parece un caballero del siglo XIX, menos mal que yo no tengo que vivir en Miami’

Deja un comentario