Tanto antimperialismo yanqui, pa’qué? Por Tania Quintero

Cuando Fidel Castro era un niño le escribió una carta al presidente Roosevelt y le pidió que le mandara 10 dólares.

Roosevelt no se los mandó y como no le gusta perder ni que nadie le haga quedar mal, puede que entonces haya comenzado a fraguar su venganza: que un día, los cubanos odiarían a muerte a los americanos.

Aunque uno de sus primeros viajes al exterior, en 1959, fue a Estados Unidos, a su regreso ya en mente tenía el inicio de una campaña de odio hacia ese país. Inclusive, nacionalizó la palabra yankee. En lo adelante, no hubo discurso donde no arremetiera contra los yanquis.

Cuba se llenó de vallas, carteles y lemas antimperialistas. Algunos ofensivos, otros llenos de bravuconerías.

El barbudo se convirtió en el enemigo público número uno de Estados Unidos. Y con el tibiritábara del antimperialismo y el hombre nuevo, arrastró a nostálgicos del socialismo en medio mundo.

A ojos foráneos, podía dar la impresión de que el pueblo cubano era el más antimperialista del planeta, que odiaba a Estados Unidos y los estadounidenses. Nada más lejos de la verdad.

En la misma medida que Fidel Castro, su hermano y sus incondicionales gritaban Abajo los yanquis, en silencio los cubanos afianzaban el cariño que siempre tuvieron hacia los vecinos del Norte. Un país que no consideraba que fuera revuelto y brutal ni que despreciara a los habitantes de la Mayor de las Antillas.

Las décadas de supeditación al imperialismo soviético, en la Isla dejaron dejaron rublos, petróleo, armas, carne rusa y compotas, pero a no ser matrimonios, de la URSS apenas quedaron huellas.

Eso no fue lo peor. Lo triste y doloroso es que en nombre del antimperialismo y del odio a Estados Unidos, miles de cubanos combatieron en tierras extrañas y cientos dejaron allí sus vidas.

Muchos de los que regresaron lo hicieron con mutilaciones físicas y psíquicas, cuando no locos y borrachos. Por cualquier provincia se localizan ex combatientes internacionalistas que viven en condiciones miserables, pidiendo dinero en las calles o hurgando en la basura.

Tanto antimperialismo yanqui, pa’qué?

Pa’que hoy los cubanos sigan yéndose, legal o ilegalmente, para intentar llegar a la nación que una mayoría de cubanos consideran es donde se fabrica lo mejor del mundo y donde se vive mejor.

Pa’que hoy los deportistas sigan desertando, sobre todo los peloteros, ansiosos por jugar en Grandes Ligas y ganar salarios millonarios.

Pa’que hoy los representantes del oficialismo, sean periodistas, ministros, funcionarios, académicos, militares o ‘hijos de papá’, se desvivan por reunirse con los yanquis, almorzar y fotografiarse con ellos, en La Habana o Washington.

Tanto antimperialismo yanqui, tantas consignas, afiches y caricaturas insultando o burlándose de los americanos, para ahora no solo abrirles brazos y piernas, si no para ver cómo les hacen el cuento de la buena pipa y les sacan los fulas sin que éstos se den cuenta.

O se dan cuenta, pero no les importa. Con tal de que la bandera de las barras y las estrellas ondee en la ciudad a la que está loco por viajar Obama y tirar un pasillo con la Aragón (si ya esa orquesta le dedicó un número a la Reina Isabel, a él le pudiera dedicar otro).

Que en La Habana fume tabaco, tome ron, camine por el malecón o se haga santo. Pero que no se destiña retratándose con el tipo que se vanaglorió de ser el enemigo público número uno de Estados Unidos.

Ya con las fotos del One con el General son suficientes para el álbum de presidentes estadounidenses al lado de dictadores.

Tania Quintero

Bandera USA con el Capitolio de fondo.

Anuncios

3 Replies to “Tanto antimperialismo yanqui, pa’qué? Por Tania Quintero”

  1. Tania:

    Muy mal redactado el principio ( cosa muy reprobable en una buena periodista como tú ):

    …”Roosevelt no se los mandó y como no le gusta perder ni que nadie le haga quedar mal, puede que entonces haya comenzado a fraguar su venganza”…

    ¿A quién te refieres que comenzó a fraguar su venganza ? ¿ A Fidel Castro o a Roosevelt ?

    No te molestes por mis correcciones 😀 pero es que realmente lo que piensas, …a veces no lo sabes expresar correctamente desde el principio, y confundes a los menos conocedores de los temas que enfocas, …aunque después tu artículo sea formidable.

    Me gusta

  2. Bueno, odio engendro hasta por gusto ese mal nacido, mira como tiene la isla: hundida y de limosnera. Se conforman con lo que sea, y son tan mente catos que primero les engendra odio, y ahora los pone a vestirse con la bandera yanki, saben que, que se jeringuen, van a tener que trabajar con timbales por par de pesos, ni crean que este cambio fraude tiene alguna diferencia del Ruso, serán esclavos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.