ANDRÉS REYNALDO: Navidad es patria | El Nuevo Herald

Mi padre contaba que ya la Navidad de 1959 había sido sombría. En la mesa faltaban dos tíos: uno fusilado y otro en el exilio. De un año al otro la mesa fue quedando grande. Al paulatino empobrecimiento de la cena siguió la prohibición oficial de la fiesta. Había que celebrar a puerta cerrada si había algo, o alguien, para celebrar. Casi nadie se atrevía a poner un pesebre. Un arbolito, con sus luces ardiendo triunfalmente en las ventanas, era una provocación contrarrevolucionaria.

Origen: ANDRÉS REYNALDO: Navidad es patria | El Nuevo Herald

Deja un comentario