Pinchazos y dudas, ciencia ficción y realidad. Por Tania Quintero

Ya no creo en nada o casi nada de la oposición cubana, a no ser cuando un disidente fallece por culpa del régimen, como Miguel Valdés Tamayo en 2007 y Orlando Zapata Tamayo en 2010. Los dos eran negros, pero a pesar de sus apellidos Tamayo, no estaban emparentados.

Sobre esos pinchazos recientes a Antonio G. Rodiles y su mujer, Ailer González, todo indica que forman parte de la misma serie de aguijonazos que la policía política desde hace un tiempo viene realizando a Damas de Blanco y activistas de derechos humanos.

Cuando Rihanna estuvo en La Habana, un fotógrafo cubano que trabaja para una agencia extranjera también fue pinchado, para que no tomara fotos de la cantante, aunque en este caso deben haberlo hecho guardaespaldas privados. Pero que se sepa, a ninguno de los pinchados hasta la fecha en Cuba, les ha pasado nada.

Y nadie había viajado Miami, a hacerse un chequeo médico para cerciorarse de que no le inocularon una sustancia mortal, como sí le hicieron al escritor búlgaro Georgi Markov, en 1978, en Londres. Veintiocho años después, con el ruso Alexander Litvinenko, ex oficial fugitivo de la KGB, fueron más sofisticados: le echaron polonio radioactivo a un té que se tomó en un hotel londinense.

Volviendo a Cuba. A mí me dejó con dudas la muerte de Laura Pollán, en 2011. Dicen que le cortaron un mechón de pelo para mandarlo a analizar, pero como la incineraron, todo se quedó en sospechas. En 2012, lo de Oswaldo Payá tiene indicios de haber sido un accidente provocado.

Tal vez me equivoque, pero en estos momentos, el régimen no se siente amenazado por los actuales grupos disidentes: ninguno es capaz de movilizar miles de personas, organizar sindicatos poderosos o asociaciones nacionales de artistas, escritores e intelectuales.

En La misión, relato de ciencia ficción publicado en el blog Desde La Habana, luego de narrar diversas maneras empleadas por la Seguridad del Estado para eliminar disidentes y periodistas independientes, Iván García ponía en boca de un seguroso:   

“Cuando no exista gente molesta, empezará el cambio. Crearemos varios partidos opositores y en las provincias de La Habana y Matanzas, por su cercanía con Varadero, habrá un sistema capitalista. El que quiera vivir en el capitalismo no tendrá que lanzarse al mar, pide permiso a una comisión que a tal efecto crearemos y en 90 días le darán respuesta. Cuba será un país con dos sistemas, como China. Habrá juego democrático, estado de derecho, poder legislativo y oposición, todo bien controlado por nosotros. Nos haremos socios comerciales de Estados Unidos, y Obama, o el que esté en la presidencia, tendrá que levantar el bloqueo. Un plan perfecto”.

Ciencia ficción aparte, creo que esas diversas maneras de matar relatadas en La misión, más que a una disidencia débil y sin poder de convocatoria, el régimen las emplearía contra aquéllos que dentro de sus propias filas intenten serrucharles el piso. No olvidar que el castrismo, directa o indirectamente, ha estado detrás de la muerte, por suicidio, accidente o fusilamiento, de hombres y mujeres con grandes historiales revolucionarios.

Además de no tener arraigo popular, la disidencia cubana se ha convertido en un ‘bisne’, últimamente competitivo, con la aparición de nuevos grupos con nuevos llamamientos y planes para presentar a los americanos y obtener Grants. Según he sabido, hay disidentes que en eso son supercreativos y en la antigua Sección de Intereses, a menudo presentaban proyectos que les reportara Money. Me imagino que ahora, al ser Embajada, presentarán muchos más proyectos.

Para que los dólares no dejen de llegar, los disidentes tienen que inventar, exagerar, hacer paripés y tratar de estar siempre en el candelero, con entrevistas y declaraciones a los medios, sobre todo los de la Florida, que es de donde procede buena parte de los fulas.

El día que los disidentes dejen de estar pegados a la teta del dinero, proceda de una vaca americana o europea, es cuando se sabrá quiénes son los que de verdad están dispuestos a acabar con la autocracia verde olivo e instaurar en la isla una sociedad desarrollada, democrática, tolerante, con libertad de expresión y reunión, y respetuosa hacia los seres humanos y el medio ambiente.

Los disidentes debieran dejarse de tantas fotos y videos y de tanta viajadera al exterior. Debieran proponerse crecer, dejar de ser cuatro gatos. Sumar ciudadanos, acercándose a ellos en sus vecindarios, escuchando sus problemas y necesidades. Y a partir de ahí, pedir reivindicaciones realistas y concretas: más comida, más viviendas, más transporte público, mejores salarios, mejores hospitales, mejores escuelas e internet para todos (y no conexiones limitadas y costosas como ese wifi en calles y parques), entre otras.

Quienes recorren sus barrios y hacen colas en panaderías, bodegas, carnicerías, cogen guaguas y ven cómo viven los que no reciben remesas, saben bien que a la gente no le importa si hay presos políticos y si se respetan o no los derechos humanos.

Porque lo que la gente quiere es poder desayunar, almorzar y comer como dios manda. Que en su casa no falte jabón, desodorante, champú, detergente… Vestirse decentemente y usar zapatos cómodos. Mejorar su vida después de 57 años de escasez y penurias, que es lo que el barco Hermanos Castro ha traído al pueblo cubano.

Tania Quintero

Agromercado habanero

Foto: Así de pobres y desabastecidos se encuentran hoy casi todos los agromercados habaneros. Una realidad que no forma parte de la agenda de los disidentes cubanos, más preocupados por viajar y autopromocionarse que en denunciar las carencias alimentarias y habitacionales de sus compatriotas. Si el desabastecimiento y altos precios de los productos agrícolas y de los vendidos en las ‘shoppings’ o tiendas recaudadoras por divisas se conocen, es gracias a los periodistas independientes, comunicadores comunitarios, blogueros alternativos y algún que otro reportero estatal.

Anuncios

5 Replies to “Pinchazos y dudas, ciencia ficción y realidad. Por Tania Quintero”

  1. mejor me callo por respeto a la edad de la sra. Quintero que esta siempre hablando de los negros y los blancos y defendiendo su bebe que habla no mas que de problemas sociales tipo prostitucion y cuanto cuesta la cebolla . igualtio esta el negro Cuesta Morua apuntando a una silla dentro de la DICTADURA y no autocracia y tampoco desprecia los viajecitos
    Noto con disgusto que en el relato donde segun parece es un seguroso me llama la atencion que para algunos Cuba inicia y termina en Habana Matanzas las demas regiones no cuentan no existen , lo que hay que soportar caray

    Me gusta

  2. Porque pedir que los demas hagan lo que no hice yo,es muy facil criticar desde Suiza (en mi caso) sobre lo que otros deben hacer.

    Me gusta

  3. Me callo, porque para que revolver la mierda, saludos

    Me gusta

  4. Bravo Tania….ya habia que decirlo claro alto y raspao aunque a muchos les moleste, a los contras R de alla y los de aca por que les tumba$ y destapa$ el bi$ne.

    Ya ni asco da el lio cubano.

    Saludos
    Chuchi (la de tu mismo barrio en Cuba)

    Me gusta

  5. Por lo ue sé la oposición ha apoyado también reivindicacione sociales, quizás no en la msima medida en que se ha propagandizado las capañas políticas como Tdos Marchamos. Puede que se le de más cobertura a estas actividades de character politico. Lo cierto es que el cubano de a pie se desentiende por miedo o condicionamiento después de tantos años de repression, de los temas politicos en su mayoría. Baste ver éstos que intentan viajar a USA desde Centroamérica qyue no se manifiesta abiertamente contra los Castto. Los venezolanos de la oposición han enfocado el asunto de manera distinta y obtuvieron apoyo para ganar las parlamentarias porque al final a la gente común lo que les interesa es eso: comer, vestirse, tener un techo decente. Debiéramos aprender de ellos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.