Mi mensaje a Michelle Obama, las Damas de Blanco y la FMC. Por Tania Quintero

Mi mensaje a Michelle Obama, las Damas de Blanco y la FMC. Por Tania Quintero

Cuando supe que el presidente Barack Obama viajaría a La Habana con su esposa, pensé que las Damas de Blanco le escribirían una carta amistosa y solidaria.

No solo porque su líder, Berta Soler, es negra como ella, si no por el privilegio de tener en Cuba a una mujer con la trayectoria de la abogada Michelle La Vaughn Robinson Obama, la única afroestadounidense Primera Dama de los Estados Unidos.

Pero no. Como en la agenda de las Damas de Blanco no figura la situación de las cubanas de cualquier edad, ni tampoco el machismo, las diferencias salariales y sociales, la violencia de género, los abusos sexuales, la prostitución, la discriminación y prejuicios raciales, entre otros problemas, menospreciaron a la señora Obama.

Berta Soler prefirió escribirle al señor Obama. El 10 de marzo, el presidente le respondió. Formalmente, sin enjundia, similar a las respuestas que dan los asesores de los mandatarios de todo el mundo.

Desde hacía días, había redactado un texto con tres fotos para que Zoé Valdés me hiciera el favor de subirlo a su publicación digital. Lo titulé A Michelle Obama, sobre las niñas cubanas y decidí que el domingo 13 de marzo era un buen día para publicarlo.

Dos días después, el martes 15 de marzo, el periódico Granma publicó una declaración de la Federación de Mujeres Cubanas, con motivo de la visita del matrimonio Obama a la Isla.

El mismo martes, en Martí Noticias publicaron Los Obama, entre federadas y Damas de Blanco, dando a entender que la FMC redactó esa declaración por la respuesta de Obama a las Damas de Blanco.

Apreciación errónea. Al no interesarse por la temática femenina y limitarse a la defensa de los derechos humanos y otros asuntos políticos, las Damas de Blanco nada tienen en común con la FMC. Y estoy segura que lo que haga o deje de hacer el movimiento creado en La Habana, en abril de 2003, por esposas, madres, hijas y hermanas de presos políticos, a las federadas les da igual.

Al ser disidentes las Damas de Blanco, la FMC sabe que de ellas se ocupan policías uniformados o de civil, brigadas de respuesta rápida, cederistas, combatientes y militantes movilizados como tropas de choque por el Departamento de Seguridad del Estado.

Por el contrario, lo que yo escribí sí le interesa a la Federación de Mujeres. Porque se trata del testimonio de una mujer de 73 años que con gran honestidad, cuenta cosas que ha vivido. Y aunque no lo dije, detrás de una etapa importante de mi vida estuvo el Plan de Superación de la Mujer, dirigido por Elena Gil Izquierdo, quien fuera una de las fundadoras de la Federación de Mujeres Cubanas.

A mi trabajo le puse tres fotos, pero hubiera querido ponerle una cuarta, del día de mi graduación de sexto grado, pero no la encontré. En ella estamos las tres alumnas que fuimos los tres mejores expedientes: Teresita García, que vivía en Cristina y Castillo, Sara García, residente en Omoa casi esquina a 10 de Octubre, y yo, que desde 1944 y hasta 1979 viví en Romay entre Monte y Zequeira.

Ese día, las tres estrenamos vestidos y zapatos blancos. La foto fue tomada en el patio de la escuela y en ella también se ve a la maestra de 6to. grado, la Dra. Carmen Córdoba, con un vestido floreado. Por las autoridades asistió el Inspector Municipal de Educación, un negro alto que a menudo visitaba las aulas, siempre con traje, cuello y corbata. Él fue el encargado de entregarnos los diplomas y la seño Carmita, un libro a cada una. A mí me entregó, dedicada, la novela Mujercitas de la escritora estadounidense Louisa May Alcott.

Es una lástima que no encontré esa foto, pues hubiera enriquecido el mensaje que le quise trasladar a la señora Obama: de que en Cuba, pese a todo, las niñas cubanas han sido afortunadas en lo que a educación se refiere. Un mensaje que pudo haber sido hecho por las Damas de Blanco. O por la Federación de Mujeres Cubanas.

Haya gustado o no, fui yo quien tuvo la iniciativa de escribirle a Michelle Obama desde mi exilio en Lucerna, Suiza. Y Zoé Valdés la amabilidad de publicarlo desde su exilio en París, Francia.

Dos exiliadas cubanas. Pero Martí Noticias y los sitios que se hicieron eco de una errónea apreciación, prefirieron no mencionarnos.

Tania Quintero

Michelle Obama primer aniversario de Let Girls Learn

Foto: Michelle Obama, durante el acto de celebración del primer año de su iniciativa Let Girls Lean, el pasado 8 de marzo, en Union Market, Washington DC. Foto oficial de la Casa Blanca realizada por Amanda Lucidon.

Una respuesta a “Mi mensaje a Michelle Obama, las Damas de Blanco y la FMC. Por Tania Quintero”

  1. Muy interesante y acertado, Zoe, dirigirse a lá senora Michelle Obama, en cuanto mujer afro-americana de gran valia y Primera Dama. Cobra eso mayor relevancia en el momento en el cual visitará nuestro país. Mas, excepto por tu carta y alguna entrevista que me han hecho, pareciera haber voluntad de eliminar a lá visita toda lá importancia que tiene el hecho de que la Casa Branca este habitada por primera vez por una família negra, y que sean esos inquilinos, no empleados domésticos sino el Presidente y la Primera Dama, los que visite oficialmente Cuba. Eso, en tanto personas afrocubana seguimos siendo maltratados en nuestro país y seguimos siendo forzados a salir, asimismo, por motivos políticos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: