Al son del cartel de cine de Cuba | Cultura | EL PAÍS

Origen: Al son del cartel de cine de Cuba | Cultura | EL PAÍS

61bfunkua3l-_sx459_bo1204203200_

Mi comentario en El País:

Ese cartel de ‘El extraño caso de Rachel K’, filme de Oscar Valdés, basado en una novela muy mediocre de Miguel Barnet fue copiado, o digamos que inspirado por el más grande diseñador gráfico que tuvo Cuba, Conrado Massaguer, de la revista ‘Social’, después vino Andrés García, de la revista ‘Carteles’. Cuba tuvo siempre antes del Año del Error una magnífica tradición de diseñadores gráficos, lo que se puede comprobar aquí, en ‘Cuba Style’. Varios libros dan testimonio de lo que digo.

La revista ‘Social’, ya citada, fue otra muy significativa prueba de ello. Las gráficas litográficas de los diseños de las cajas de tabaco también dan fe del inmenso e inagotable talento de esos artistas. Cuando los alemanes querían hacer un libro de arte, lo hacían en Cuba. El sistema de grabado y litografía cromática en piedra de Cuba era de los más reclamados en el mundo entero. Cuando los bárbaros barbudos llegaron al poder rompieron todas esas piedras que eran verdaderas joyas, lo hicieron porque según ellos constituían un rezago del pasado. Como todo, todo lo bueno para ellos era “rezagos del pasado”. Pero de ese “rezago del pasado” copiaron bastante, y ahora tratan de reproducirlo ignorando los orígenes.

Zoé Valdés.

Anuncios

4 comentarios en “Al son del cartel de cine de Cuba | Cultura | EL PAÍS

  1. No solo ignoran los orígenes. También un libro que se publicó en 1994 “El cartel de cine cubano” de Jesús Vega, el primer estudio en los años noventa, inexistente a propósito en el estudio de la Sra. Vega (sin ningún parentesco ni vínculo con el autor) porque dice algunas verdades sobre la política del Instituto de Cine con respecto a los carteles, además de que el Sr. Vega lleva más de veinte años exiliado y es un enemigo acervo del casticismo. No tienen remedio, solo ansias de vender y ganar dólares sin preocuparse de los miles de pies de material histórico que languidecen y se pierden en la Cinemateca de Cuba. De eso no se habla.

    Me gusta

  2. Gracias Zoé.
    Solo una corrección, donde dice “casticismo” quise escribir “castrismo”.
    Y una anécdota: cuando alguien va a la Cinemateca de Cuba y pide el libro de Vega (el bueno, el español, como diría Neruda al hablar de Jorge Guillén, y salvando las distancias, por supuesto) le responden que no lo conocen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s