España no puede perder Cuba dos veces | Opinión | EL PAÍS

Origen: España no puede perder Cuba dos veces | Opinión | EL PAÍS.

De la codicia española con Cuba.

Anuncios

6 comentarios en “España no puede perder Cuba dos veces | Opinión | EL PAÍS

  1. DESCARNIZADO, SIN HIPOCRESÍA, SIN PIEDAD COMO LO HICIERON EN TIEMPOS COLONIALES.
    Ellos que con su ahora desgraciado ministro Castrado Mal-gallo crearon esta aberración de Europea, ellos que ridículamente se tiran el Euro-peo mas alto que los Pirineos.

    Me gusta

  2. CUBA LE DEBE DINERO??? El Niño que se quema con la tetera al verla de lejos llora. El El sáb, 22 de abr. de 2017 a las 4:30 a.m., ¡Libertad y Vida! Zoé Valdés

    Me gusta

  3. La única virtud que puede tener la hijeputez es ser franca y abierta, sin tapujos ni disimulos. La persona que ha escrito esta repugnante infamia y el medio que se la publica y difunde tienen esa virtud. Es muy poco, por supuesto, pero el mismo Jesucristo dijo que era preferible ser caliente o frío a ser tibio, y aquí no hay tibieza alguna. Si alguien todavía dudaba la insondable hijeputez española, esto no deja lugar a dudas. Nos queda la opción digna y decente: corresponderle como se merece, pero no solamente con desprecio, sino con hechos que lo demuestren.

    Me gusta

  4. Ahora, lo que declara esta miserable “opinión” no es lo que más me choca, pues todo ello estaba muy claro hace mucho tiempo. Lo que me choca es el tono, la manera, el aire: se expresa como si lo que dice fuera lo más normal, natural y razonable del mundo. Me recuerda a Hannah Arendt y su gran frase: la banalidad del mal. Y dicho sea de paso, ahora comprendo perfectamente lo que significa “puta madre.”

    Me gusta

  5. Pero no es solamente codicia, aunque con eso baste y sobre. De codicia pecan muchos países dispuestos a sacarle lasca a la miserable Cuba. Lo de España es más complejo y más enfermizo, y de nuevo hay que reconocer la franqueza de esta antológica “opinión” en El País. Se deja muy claro que esto se remonta a 1898 y que se trata de la misma mentalidad de entonces– o sea, Cuba es una propiedad perdida, y todo lo que se haga para recuperar o compensar la pérdida vale. Todo. Lo que sea. El asunto es recuperar, y seguirle sacando el máximo provecho a la otrora joya de la corona, que para eso está hoy como estuvo por siglos.

    De cierta manera este es un cuadro sicológico fascinante, aunque por supuesto patológico y perverso. No creo posible que los españoles no se den cuenta, salvo los penosamente tupidos, pero evidentemente los tiene sin cuidado. Santocielo, el asco–y lo digo yo, cuya sangre es más española que la de Felipe VI.

    Me gusta

  6. ¡Ay, la pobre España y su dolor ante la pérdida de su gallina de los huevos de oro, digo, de su joya, en 1898! ¿Y el dolor de los cubanos ante los cientos de miles de muertos por el genocidio de Valeriano Weyler? Bien, gracias. Bueno, ¿para qué seguir? Repito, se trata de una insondable hijeputez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s