El único que no podía faltar

Fallecidos Adolfo Suárez y Torcuato Fernández-Miranda, Juan Carlos I es el último gran arquitecto vivo de la Transición. El único que no podía faltar.

Origen: El único que no podía faltar.

Una respuesta para “El único que no podía faltar”

  1. Viejo camaján. Nadie que sin necesidad alguna le pinta monos y se congracia con un Fidel Castro y su «sistema» merece respeto. Y dicho sea de paso, se lo debe todo a Franco.

Deja un comentario