Barbie Gets a Hijab

The New Yorker. Y mientras mujeres como Ayaan Hirsi Ali, entre otras, arriesgan su vida por la libertad frente a la violencia y la criminalidad del islam, Barbie se nos ha convertido al islam, esa religión en nombre de la cual el odio nos ha declarado la guerra. No he visto todavía a las feministas salir a la calle masivamente a impedir que esto ocurra, ni a nadie pedir un boycot a los juguetes que promueven creencias y religiones en franco enfrentamiento contra los derechos de la mujer y de la humanidad. En cualquier momento sacarán a un Kent, el marido de la Barbie, que traiga un kit con un saquito de piedras para lapidar a Barbie, y un sable para arrancar cabezas, además de voz integrada que grite a todo pulmón Allahu Akbar. Bah.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s