La historia de la Isla Marabú como jamás ha sido contada (II). Por Carlos Payá Sardiñas

LA HISTORIA DE LA ISLA MARABÚ COMO JAMÁS HA SIDO CONTADA.

Capítulo II:

“Vinimos pa quedarnos”

El Almirante había  dejado en un fuerte  a unos cuantos en otra isla parecida.  Y se lió parda,  (primera bronca  del  caribe documentada).

Luego repitió los viajes y después de él más gente. Y empezó a exigir y la Reina, de Castilla, que le gustaba hacer  tor…rijas le dijo “tanto, monta… yo misma.

Pero volvamos a Marabú.

 La población visitante creció y generosamente compartieron con los nativos su fe, su cultura y… un montón de enfermedades, hasta que  un nativo les dijo: “ Basta ya de generosidad”. Pero como a los visitantes les encantaban  las hogueras, pues… le pusieron el nombre a una cerveza.

Visto que los nativos como que no captaron el mensaje y comenzaron a morirse porque sí, pues pa chulos, los marabúes,  desde la península les dijeron  a los visitantes “ a trabajar”.

“Y una mierda pinchá en un palo” dijeron ellos ,  “Mandad gente de otro lado”.

Y trajeron a los que algunos pensaron que eran “estudiantes de países hermanos”, pero visto como les trataban, como que  a estudiar no venían, ( ni querían venir). Una  barbaridad pero así fue la cosa.

De hecho, las incipientes organizaciones de masas pusieron en el Castillo de la Punta” Welcome refugees”. ( Perdón ,  realmente decía  “Bienvenidos hermanos de países hermanos”, pues la tatarabuela de la Alcaldesa de Madrid aún no había emigrado a Marabú).

Ellos estudiaban a cambio de nada ( bueno sí, a cambio de golpes) y los jefes vacilando.

 Incluso algunos jefes comenzaron a decirles a sus esposas:

 “Voy a ver cómo está el personal“.

¿Pero si son las once de la noche?

“Ya,  pero es que  me preocupo mucho”.

Y 9 meses después  el personal solía aumentar, pero no eran exactamente igual que los estudiantes originales,  las esposas se mosquearon y algunas también empezaron a preocuparse por el personal.

Ya por entonces había intelectuales en Marabú,  que daban sablazos en “la Taberna de la Chorrera”  y como intelectuales que son, además  de pegar la gorra, en vez de decir “Se ha creado el Melting Pot, que es lo adecuado”  escribían:

“Las circunstancias circunstanciales de los asuntos concupiscentes han provocado que unos y otras y otras y unos  y”… “CÁLLATE YA, PESAO, que aún no hay premios Príncipe de Asturias”.

Pues bien, los jefes se las daban de listos y creían que el personal había adoptado sus costumbres y  fiestas de guardar, pero los “estudiantes” que eran gente recia  y fiel a sus antepasados  les hicieron  creer a los “listos” que estaban en su onda, cuando realmente iban a lo  suyo.

El caso es que desde entonces a los que nos damos de lo que no somos nos dicen “ Y tu abuela donde está”.

Carlos Payá Sardiñas.

Anuncios

Un comentario en “La historia de la Isla Marabú como jamás ha sido contada (II). Por Carlos Payá Sardiñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s