Antes de Houellebecq, ya teníamos a Wolfe: Por Pedro Fernández Barbadillo

Origen: Libertad Digital – Cultura.

Aunque nada que ver el estilo de uno con el otro, empezando por la escritura y terminando porque Wolfe siempre anduvo de punta en blanco y el otro es el desaliño personificado.

Deja un comentario