Convencimiento. Por Zoé Valdés

CONVENCIMIENTO.

Que un tiparraco tan melodramático y soso como Fidel Castro haya cogido p’al trajín al pueblo cubano hasta someterlo a lo más bajo del lodazal moral que se pueda imaginar, no dice nada favorable acerca de la calidad de ese pueblo que lo siguió y aplaudió, y lo sigue venerando aún después de muerto, empedrado, y de casi 60 años de tiranía.

Que encima después llegue su hermanucho, nombrado de a dedo, todavía más sapingonauta, sonsón y pajareta, y haga lo mismo y hasta peor, sólo habla de que no habíamos medido lo suficiente el nivel tan nulo, indecente y rasante de ese pueblo más astuto para la maldad que agudo para la bondad.

Que para colmo toque el turno de a dedo, pero esta vez metido en el culo, de un cretino tan mediocre como Coco Canel que se cree que es presidente de algo, y para más desgracia la plebe salga a alabarlo en un ataque de histeria colectiva sólo significa que los carneros son príncipes, qué digo príncipes, reyes, emperadores, dioses, comparados con estas once millones y medio de placentas con carnet de identidad.

Que además consigan venderles que el exilio nunca fue exilio -rebautizándolo como ‘diáspora’ económica y hasta intelectual-, expropiándolos (una vez más) de ese título tan decoroso que es el de ser un exiliado con vergüenza, y rebajándolos todavía más a simples mendigantes forajidos, o piezas de cambio de foráneos, y que para más inri les obliguen a leer lo mismo Granma que Pingaencuentro que Diarrea de Cuba, porque si no los leen mientras saltan serán insultados como yanquis, sólo corrobora lo que vengo diciendo y escribiendo desde hace años: las cucarachas tienen más coraje, las ratas más honor, y las masinguillas (las ladillas de las ladillas) más cerebro que los cagonios.

Zoé Valdés.

(Publicado originalmente en Facebook).

Anuncios

3 Replies to “Convencimiento. Por Zoé Valdés”

  1. Como siempre Zoe aguda y brillante. Real y magnificamente expuesto. BRAVO!

    Me gusta

  2. Hay que tomar en cuenta que, en general, lo mejor de Cuba se fue para el extranjero por razones obvias, y lo que quedó en la isla, repito en general, no era de la misma calidad, capacidad y nivel. Por supuesto, los que se quedaron se reprodujeron entre ellos, pero ya los genes disponibles no eran los de antes, por no hablar de las condiciones sociales y de todo tipo, e inevitablemente hubo una degeneración generalizada. Sobra decir que eso tiene consecuencias, las cuales son evidentes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.