Por Oswaldo Payá y Harold Cepero

Por Oswaldo Payá y Harold Cepero, como cada año en Notre Dame.

Deja un comentario