Dos novelas. Por Zoé Valdés

DOS NOVELAS.

Acabo de leer durante mis vacaciones dos novelas soberbias. ‘Epitafio para un sueño’ de Carlos Alberto Dueñas Aguado, es la historia de Pepe el Salao y de una “cierta muerte” que con tanta ansiedad esperábamos los cubanos. Es una novela firme, en el idioma y en la construcción, es un libro sin la perenne cobardía de los de allá, es una escritura y un contar, narrar, valiente y perpetuo en el deseo. Borda el pasado con ese esmero tan cuidado de la memoria de los exiliados verdaderos, nos amarra hasta el final, lo que ya es difícil para mi. Muchas gracias a Carlos Alberto.

La segunda novela es ‘El bosque de Euxido’ de Rodolfo Antonio Arévalo González. Una novela que me hubiera gustado tanto escribir, si hubiera poseído la melodiosa letanía del autor, un lenguaje magistralmente cincelado y los recuerdos o imágenes entretejidos como en aquellos tapices antiguos, ni una hilacha suelta, ni un olvido que no forme parte de la trama. El espesor del bosque, no siempre el real, su aliento febril en el sudor de los árboles, emana de esa novela, toda armoniosa lucidez. Gracias Rodolfo Antonio Arévalo González.

Gracias a ambos. Las retomaré en lectura más adelante.

Zoé Valdés

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.