Monumental incultura y sentimentaloidismo. Por Zoé Valdés

El problema de Cuba, dentro y fuera, es su enorme, monumental incultura, y su sentimentaloidismo rayano en la cheldad o ridiculez más vergonzantes.

Si los años 70 fueron llamados el Quinquenio Gris, no se debió solamente a lo que censuraron, prohibieron y persiguieron los represores, sino a que además se impuso un movimiento y estilo de realismo socialista tropical a lo Corín Tellado (perdón, la Tellado es Marcel Proust en comparación) asumido por los «artistas» autorizados, que lo mismo iban «del azafrán al lirio» como del lirio a las galleticas zocatas de María, confundiendo casi siempre «el culo con el aguacero».

Bah.

Zoé Valdés.

2 respuestas para “Monumental incultura y sentimentaloidismo. Por Zoé Valdés”

  1. De acuerdo, pero no se debe olvidar el oportunismo de siempre, combinado con la superficialidad y la ligereza.

  2. A los intelectuales les paso lo mismo que a los homosexuales . Las purgas y castigos fueron selectivos. Un ridiculo poemita alabando a cualquier guerrillero asesino le otorgaba al escritorzuelo una plaza y ascensos. Una loca regia comunista nunca le temio a la UMAP. Y comenzo casi una decada antes de los setenta cuando el Primer ministro estalinista coloco su pistola calibre 45 sobre un buro de la Biblioteca Nac. y advirtio» que con la Rev. todo, y contra ella nada». El terror paraliza. El gran dramaturgo y poeta Virgilio Pinera, como sabemos, susurro que «tenia miedo mucho miedo». Fue profetico. Breve y misilistico su comentario.

Deja un comentario