El gato profeta. Por Ángeles Mastretta

Vamos en el coche rumbo a la laguna de Bacalar. Platicamos. Los jóvenes que me oyen se ríen, un poco incrédulos, como a mí me pasaba con los cuentos de otros, cuando yo tenía la sabia edad que ahora poseen mis descendientes.

Origen: El gato profeta.

Gracias a Ricardo Bada.

Deja un comentario