Museo Cubano del Exilio Intransigente. Por Zoé Valdés

MUSEO CUBANO DEL EXILIO INTRANSIGENTE.

Sobre el Museo ese de la Diáspora que casi siempre estaba cerrado cuando uno iba, o abierto sin un alma dentro que podías colarte y robar toda la basura que exhibían (salvo lo de Celia, aclaro).

Lo primero: cambiarle ese nombre ridículo que le endilgaron por complejistas para quedar bien con los artistejos de allá, los que en la primera de cambio borran a los artistas del exilio y al exilio mismo. De Museo Cubano de la Diáspora, ¿qué es eso de la diáspora que suena como a alergia de algo? No, señor, Museo Cubano del Exilio Intransigente, donde sólo se muestren obras de artistas del exilio, que hay muchos y buenos, ¡qué digo buenos! Grandiosos, y sobre todo mucho mejores que los que exportan en Aquella Mierdeta.

Lo segundo: poner una cabeza pensante al frente que sepa de arte de verdad y de gestionar las exposiciones con rapidez y eficacia, y no a un figurín político. Alguien que conozca de pintura y de esculturas, y no de escombros tirados en una esquina y/o de columpios colgados del techo, que eso no es un parque, ni un solar, es un museo. Esa cabeza pensante debiera tener una vice cabeza pensante, tan cultivada como la primera, que ponga en orden todo lo cultural vinculado a lo administrativo. Y, para finalizar, un buen montador, y no uno que se crea artista montando obras y al final aquello parezca que están lloviendo mojones acatarrados del techo, con las obras colgadas como Dios pintó a Perico. Última cosita: Iluminación de Museo, y no de Gogo, ¿entendido?

Pero lo primero es dignidad, y que ese museo lleve el nombre bien puesto, que basta ya de regalarle mangos bajitos a los inventicos del castrismo, porque además, solamente saldrán criticando y descontentos de Miami y del Museo que los acoge (cuando se les trata bien, más que bien), y por el contrario invariablemente hablarán maravillas de Cagonia, donde se les trata a punta e’pata, que es como ellos se merecen.

Ojalá no me desoigan una vez más.

Gracias.

Zoé Milagros Valdés Martínez

Anuncios

4 Replies to “Museo Cubano del Exilio Intransigente. Por Zoé Valdés”

  1. Es una pena, pero claramente hace falta otro liderazgo y otro manejo. Parte del problema es que el mundo del arte en general es muy de izquierda y hay que nadar en contra de esa corriente, y un museo del exilio no se ajusta nada a la moda imperante.

    Me gusta

  2. Zoe, yo lo visite y me quede con la boca abierta… como decimos los Cubanos…..QUE MIERDA!!!! increible se permita. hay que hacer algo, como dices en tu mensaje, cambiar al Director que sabe de Museos como yo de Teologia… en fin, ojala tengamos suerte y Gracias de nuevo Zoe por ayudarnos en este exilio …GRACIAS!!!
    Luisa Aguero

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.