La tensa inocencia de las ‘lolitas’, según Balthus

Origen: ELMUNDO