Croquetas de frijoles negros, digo, de ‘Le Caviar Noir de Quiubá’. Por Zoé Valdés

CROQUETAS DE FRIJOLES NEGROS, DIGO, DE ‘LE CAVIAR NOIR DE QUIUBÁ’.

Me cuentan que el plato preferido de Camella LeMeteMiedoalSusto y de Su Altarrú Real en La Habana fue un surtido único (sí, allá los surtidos son únicos, o sea, sin más) de croquetas de frijoles negros. ¡Qué exquisitez! ¡Qué paladar británico tan encumbrado! ¡Croquetas de frijoles negros! ‘OhMaiGá’!

Cuentan también que a Camella LeMeteMiedoalSusto se le zafó el dobladillo de la crica (sí, Camella tiene la crica tan pellejúa que debió buscarse una costurera francesa que le cosiera un dobladillo y le recogiera los bembos que se los pisaba) de tanto pedo soplavela que se sonó aquella noche en la que se estrenó con los balines de ‘haricots noirs’, que ella lo pronuncia en francés para refinar el grano.

Grano fue el que le salió en el ojete a Su Altarrú Real de tanto que debió pujar después del estreñimiento que le produjeron las Soyuz 15 de ese frijol retinto -lo de negro pudiera ofender a Meghancita y a ObamitaSuMentor- que desde ahora será llamado por la realeza británica como: ‘Le Caviar Noir de Quiubá’.

Bah.

Zoé Valdés.

Caricatura de Lauzán

Una respuesta para “Croquetas de frijoles negros, digo, de ‘Le Caviar Noir de Quiubá’. Por Zoé Valdés”

  1. Total. Los manchados y desprestigiados son los ingleses, por muy superiores que se crean a Aquella Plasta, y lo han hecho a cambio de muy poco o nada. Las fotos de la visita lucen francamente ridículas, puro kitsch, cosa de Monty Python. Se han rebajado por gusto, lo cual sugiere que, en resumen de cuentas, o son comemierdas o son tan bajos como los letrinamericanos.

Deja un comentario