Coppelia: Helado de millo. Por Zoé Valdés

COPPELIA: HELADO DE MILLO.

Cerraron la heladería Coppelia allá en La Vana, leo en algún lugar.

La última que vez que fui a tomarme un helado -que era más aguae’churre y leche en polvo vencida que otra cosa-, después de una larga cola que le daba la vuelta a la manzana tres veces, allá por finales de los ochenta, había que llevar un cojín debajo del brazo porque los cojines de las sillas de hierro oxidado se los habían robado y si no llevabas los cojines salías de allí con tumoraciones infecciosas peligrosamente mortales en la parte de atrás de los muslos. Los cubanos sólo teníamos derecho al piso de abajo, y a un sólo sabor: vainilla sucia, como gris; el piso superior donde vendían casi todos los sabores estaba destinado a los extranjeros que pagaban en dólares, en su mayoría españoles. La gente empezó a llamar a Coppelia: “¡Abajo los mambises y arriba los españoles!”

Mientras viví en Cuba me comí el millo de que aquel era el mejor helado del mundo. Lo mismo con el mar, con el cielo, el sol, las estrellas, y toda esa bobería ombliguista de aquella isleta de basureta. Cuánto engaño.

Cerraron Coppelia, buena mierda. Me alegro, que se jodan. Bah.

Seguramente los nostálgicos abrirán otra en Charconia.

Zoé Valdés

Anuncios

3 Replies to “Coppelia: Helado de millo. Por Zoé Valdés”

  1. Te adoro. Aquí han abierto varias coppelias, incluso una con sabor lésbico, todas quebraron, aquí nos la pasamos a dieta y la nostalgia no da para tanto. Sabes que yo soy la única persona viva que probó los originales 54 sabores? Merezco una entrevista o no? Le diré a Marta Florez. Había algunos totalmente delirantes y asquerosos como el de Nesselrode que sabia a jugo de zanahoria con benadrilina. El de manzana, que no sabia a nada, y el de plum pudding que era como de ciruelas pasas, la cura del estreñimiento. De los raros mi favorito era el de tomate y luego el de pistacho. Delicioso. Al principio si eran buenos, pero eso duró poco.

    Me gusta

  2. Los cubanos se comen un boniato y dicen que es el mejor boniato del mundo, que otra cosa queda decir cuando se ha perdido hasta el gusto.

    Me gusta

  3. Total, si cuando Cuba era Cuba, o sea, cuando había de que enorgullecerse, todo se desechó como basura inservible, y se cambió oro por mierda, miseria y bajeza. Vaya pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.