Carta abierta a Manuel Valls. Por Víctor Fernández

Sr. Valls,
soy un ciudadano cubano nacionalizado español, con 20 años de residencia en la Ciudad de Barcelona. Voté por C’s, con Ud. en la cabeza de lista, con la esperanza de que pudiéramos quitarnos a la Sra Colau del Ayuntamiento, y con ello, su nefasta gestión, como bien decía Ud. en aquella alocución telefónica que recibí -dos veces- en mi casa. No pudo ser lamentablemente. En cualquier caso, no es de eso de lo que quería hablarle, sino de que Ud. ha dicho recientemente que “negociar con VOX ensuciaba el alma”; ya me pareció que para un político de su categoría hablar de “alma” para tales menesteres era una veleidad dialéctica digna de principiantes, cosa que a todas luces Ud. no es, pero es que entonces no había visto su foto con el dictador socialista cubano Raul Castro, sonriente y pletórico, fundidos en un fuerte apretón de manos, y no me podido contener los deseos de escribirle (no solo a título personal, cuento con por lo menos 100 amigos, cubanos y de varias nacionalidades que me apoyan en estas líneas que le escribo). Seguramente es innecesario que le haga un perfil biográfico de uno de los más viles, peores, y furibundos asesinos que han nacido en Cuba, Raúl Castro, -hasta en internet puede Ud. encontrar fotos suyas vendando a personas a quienes iba a fusilar-; seguramente es innecesario que le hable de la obra de la dictadura castrista, la miseria a que tiene sometido al pueblo, la falta de libertades, las torturas, detenciones arbitrarias, asesinatos, desaparecidos, los 5 millones de cubanos exiliados… mi propósito es este: Decirle que, si negociar con VOX ensucia el alma, ¿Qué parte de Ud. debe dejar metida en lejía durante por lo menos un par de años después de tomarse una foto con un dictador como Raúl Castro? ¿Piensa Ud. que una persona digna, sana, con principios humanísticos, ideales, con ética y moralidad distinta de la dictadura castrista, se haría esa foto siquiera por imperativo protocolar? ¿De verdad? El hecho de ser socialista ya le coloca en el currículum los millones de muertos de su ideología, el hecho de tomarse tal foto con un dictador socialista, le hace su par, su similar. ¿Merece respeto? He buscado -sin suerte- una dirección postal donde mandarle un par de docenas de botellas de lejía, después de ver su foto con Raúl, con la recomendación de que ponga en remojo su alma, su vergüenza, y su dignidad, pero no solo la de este karma, la de este y por lo menos los cinco siguientes, pero mejor se lo comento por este rápido medio.
Hace Ud. -como tantos otros políticos- que me entren náuseas cuando le veo o escucho. A modo de despedida: No le deseo nada bueno en el plano político… ¡Ah sí! Una cosa: haga un gesto de tener vergüenza y vuélvase a Francia, donde toda su carrera política ha tenido lugar.

Víctor Fernández.

 

Anuncios

2 Replies to “Carta abierta a Manuel Valls. Por Víctor Fernández”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.