Tú, yo y Mantilla…, sin luz ni pan. Por Ramón Muñoz Yanes

Tú, yo y Mantilla…, sin luz ni pan.

Hoy leía una entrevista al escritor Leonardo Padura, quien asegura que en una ocasión visitó Nueva York y que se convenció de que para escribir, debía seguir en Cuba y sobre todo en Mantilla, por cierto predio que conozco muy bien pues mi infancia correteó por sus calles habaneras. Respeto la opinión y no sin cierto temor a que me tilden de barriófobo´´, en mi opinión personal es un émulo del Marqués de Sade.
Tal parece que Padura tiene<span class="text_exposed_show"> 22 octubres en las costillas en vez de los 64 que atesora en su anatomía, pero para gusto colores, que disfrute con la construcción del socialismo y que Mario Conde prosiga su labor policíaca por dos o tres siglos más, que son los años necesarios para que un comunista se dé cuenta de que algo no funciona, aunque debo aclarar que dos tercios de la población de la Mantilla que conocí vive en Miami y el resto está pensando en irse. Caray, mira que Padura es cara..., diría Don Francisco de Quevedo embozado en su capa, pero lleva algo de razón, el protagonista de sus novelas policíacas, el tal Conde de la P.N.R. en Miami estaría de empleado en un Walmart y no creo que tendría tiempo para investigar crímenes.
Hace poco leía un artículo de Zoé Valdés donde escribía Vill Clinton y tuve que correr al baño apremiado por la vejiga, amiga de la carcajada y he ahí la genialidad del léxico. Zoé, con sólo cambiar la B por V me hizo percibir quinientas páginas de razones. Me quedo con Zoé y tengo miles de motivos.
Por cierto, hoy compré en el orfanato de libros dos por un euro y uno de ellos lo leo ahora. Desde que algunos hablan del cambio climático, el sexo se ha convertido en una obsesión y nada mejor que Anais Nin, aquella que dijo algo así como que

La gente que vive profundamente no tiene miedo de la muerte…”. Leo sus escritos y me olvido de una tierra devastada, tal vez en venganza a que un libro de ella me haya costado 50 céntimos, el mundo no será destruido por el clima, lo será por la ignorancia.
In nomini…
R.Muñoz

Deja un comentario