Murió Roberto Fernández ‘Reptamar’. Por Zoé Valdés

Murió Roberto Fernández ‘Reptamar’.

En mi novela ‘Te di la vida entera’ lo rebauticé como Betamax.

Mientras viví allá escribió que yo era una gran poeta. En cuanto me largué afirmó lo contrario.

Creo que fue Pablo Neruda quien escribió aquel verso: “líbranos de retamares y traidores ». Muy merecido, por cierto.

También me contó María Luisa, viuda de José Lezama Lima, que cuando Retamar le llevó unos poemas a Lezama para que los elogiara, Lezama muy serio le soltó aquello de que “de su poesía emanan unos efluvios de buen licor de Oporto…” Después cuando el otro se había ido se mataba de la risa con aquella carcajada que parecía que borboteaba: “¡…De Oporto, jojojojo, de Oportunismo, jojojojo…!”

La última vez que lo vi fue durante el Período Especial, en la Óptica de Línea, llevaba los espejuelos de pasta empatados con esparadrapo, la libreta de racionamiento le sobresalía del bolsillo de atrás del pantalón mugroso, y caminaba dando tumbos de medio lado. En eso entró alguien vendiendo no sé qué en el mercado negro, y sin averiguar mucho el autor de ‘Calibán’ se lo arrebató al vendedor. Eran unas empanadas tiesas y verdosas por los costados. Allí mismo se las zampó con un hambre de mil demonios mientras luchaba con la dentadura postiza que le bailoteaba en la boca.

Lloriqueen, ratas.

Uno menos. Bah.

Zoé Valdés.

 

RFR fue de los firmantes de la Carta a favor del fusilamiento por parte del régimen castrista de tres  jóvenes negros en Cuba en el 2003.

Una respuesta para “Murió Roberto Fernández ‘Reptamar’. Por Zoé Valdés”

  1. Humoristico y desembarazado comentario. El genial poeta y comunista hasta la medula que le dedico una Oda al genocida Stalin lo bautizo con el grado de sargento Retamar. Por la Carta abierta contra el chileno que todos conocemos. Es imcomprensible como una persona ilustrada se contagie de manera grotesca con gente asesina, ladrona y terrorista.