Otra prueba de los incendios recientes en Brasil por mandatos presidenciales