Wikimierda. Por Zoé Valdés

WIKIMIERDA.

Este cretino de Wikipedia firma y persiste en su insolencia, acoso, y violencia verbal. Ahora me acusa de victimismo cuando lo que estoy defendiendo es la verdad acerca de mi vida y mi obra, la verdad de mi biografía a lo que tengo todo el derecho porque repito que soy dueña exclusiva de mi vida y mi obra.

Este viejo asno, insolvente, falta de principios como todos los que se comportan igual a los comunistas vuelve a insultarme sin que yo tenga una vía privada para responderle, y pretende además callarme con su falta de educación y barriobajismo de pacotilla.

Reitero que desautorizo a Wikipedia y a sus métodos denigrantes que atentan contra los derechos humanos a dar información sobre mi persona. No poseen ninguna moral ni valores para hacerlo.

Hasta Larry Sanger, uno de los cofundadores ha despotricado sobre su propio invento debido al odio y la envidia que destila esta herramienta contra personalidades que no son de su gusto, no sólo sin objetividad además con encono, infamia y difamación. Así hicieron hasta con Philip Roth, que debió dirigirles una carta abierta pidiendo que lo dejaran fuera de esa basura a la que se atreven a llamar descaradamente “enciclopedia”, que lo dejaran en paz.

Esto es uno de los peores aportes de ‘Infernet’ al mundo, un oprobio, entre otra cosas porque ha alejado a los lectores de los libros para hundirlos en el abismo del caos, la confusión y la ignorancia.

Lean ahora el mensaje del tal Marcelo, cobarde donde los haya, debajo de su propio mensaje. Aclaro que yo no envié nada relacionado con esta polémica a ningún periódico. Eso sí, me defendí en las redes sociales y en mi blog con todo mi derecho, de ahí lo habrán tomado. No hice lo que por el contrario sí  hizo la puerca de Lucia Etxeberría que insultó como acostumbra a hacerlo y luego cuando le respondí públicamente vía Twitter fue lloriqueando a todas las televisiones y medios de la izquierda española fingiendo inocencia para rebajarme y ponerme a mi en el papel de mala y controversial cuando la canalla es ella. Por otro lado no apoyo a ningún partido político ni a ningún político. En cuanto a mis críticas a Yoani Sánchez y a la sobrevalorada Tania Bruguera, son inocuas al lado de la cantidad de pasta -vía las que sean a saber- que estas dos “salvapatrias” más falsas que una silla de IKEA se han embolsillado a nombre del socialismo y del daño que le hacen a la libertad futura de Cuba y a la información. Lo mismo que Wikipedia con sus falsedades y calumnias.

Zoé Valdés.

2 respuestas para “Wikimierda. Por Zoé Valdés”

Deja un comentario