De imitaciones y plagios. Por Zoé Valdés

DE IMITACIONES Y PLAGIOS.
Hace años, en New Jersey, un tipo -cubano él, de dónde sino-, me aseguró y juró por su madrecita (señal de la cruz mediante) que había un cantante puertorriqueño que se vislumbraba como el nuevo Benny Moré, y que para él lo era sin duda de ninguna clase. Bien. No quise contradecirlo porque yo en aquella época todavía andaba medio ‘bobaliconalírica’ guindada del humo de las chimeneas.
Esa misma semana otra tipa, cubana también, me invitó a la primera pasarela de la marca de trapos de esta niña mexicana que canta -eso dicen- y baila peor, de la que Cristina Saralegui en un arranque de guataquería afirmó que era más bonita que María Félix. ¡Semejante alfeñique con nombre de musa griega (mal bautizada por supuesto) compararse con la Doña! ¡Josú! como dicen los andaluces, que Dios me ampare y me favorezca, como decían los cubanos de antes. Entonces, a esa pasarela en el centro de New York fui por mi hija, que era una niña todavía, y que cuando llegó y vio aquello me miró con cara de susto, y se durmió en cuanto nos sentamos, y también asistió Donald Trump. Aquello estaba repleto de mexicanos que se tiraron en plancha como los monjes tibetanos ante un Buda en cuanto lo vieron. Saludó a todo el mundo, muy amistoso, y al rato, cuando la mexicana salió a cantar que vio al Moñe, se hizo la que no sabía que él vendría (o sea, como si ella y el marido poderoso no lo hubieran invitado), interrumpió la canción de mierda que estaba interpretando para asombrarse toda emocionada con la siguiente exclamación: “Omaigá, Donald Trump!!!” Y de nuevo cogió el micrófono con la puya encharcada en aquello que tú sabes: fluido vaginal.
Detrás de ella salió a berrear el supuesto sustituto de Benny Moré: Un blanquito fuñido, desteñido y con espejuelos de pasta negra, que si bien es cierto que tiene un chorro de voz, lo que no se puede negar, no se le para ni al lado de una verruga del calcañal del Bárbaro del Ritmo. Pero ya saben ustedes cómo son los cubanos, enseguida necesitan tumbar al original para colocar en un pedestal a la copia mala. Mala no, malísima.
De esa característica tan insensata del cubano, como todo lo que hace siempre, se ha aprovechado y aprendió la tiranía, de ése quítate tú para ponerme yo o en su defecto al otro. De tal modo, a partir de finales de los ochenta, entendieron que suplantando a Reinaldo Arenas y su éxito en España y en el mundo, por Senel Paz, no sólo borrarían a Reinaldo, impedirían que éste publicara y ganara premios y de un golpe magistral le arrancaban la tribuna que él mismo se había construido con su obra y sus derechos de ciudadano libre. El cuento ya se los hice en uno de los programas que le dediqué a Reinaldo en mi Canal de You Tube. Un guajirito revolucionario (Senel Paz) de un empujón y con un helado vulgar de Coppelia le daba un fondillazo al guajirito natural ‘gusano’ (a mucha honra) y anticastrista. También así colocaron a la Pelúa del 14ymierda por encima de Oswaldo Payá.
En mi caso han tratado de enviar a varios para tumbar mi imagen y debilitar mi voz: Abilio Estévez primero, Pedro Juan Gutiérrez fue el segundo (que desde Cuba llegó directamente a mi agente literario, contra, vaya casualidad), Padura Caradura y la Quendi Retaco Guarra, que no sólo fue a mi casa a robar libros y sombreros de mi pertenencia pidiéndoselos a mi pobre madre enferma de los nervios, además me escribía cartas de amor, y una vez fuera se dio a la tarea de intentar denigrarme y de imitarme con sus ridículos sombreros que le fabrica la chea del momento de la isla, cuyos diseños más parecidos a nidos de gorriones hambrientos no se pueden comparar con los míos adquiridos todos en Galeries Lafayette y en el Faubourg Saint-Honoré.
Así han venido actuando los castristas, y es lo que trata de hacer la Aymée Nuviola: imponerse con el estilo mal copiado de la única Sonera, Guarachera y Reina de Cuba, Celia Cruz. Que lo intente es una cosa, que lo consiga es otra. Jamás podrá pararse ni al lado de la sombra de la Ceiba más potente de Cuba.
Aunque.
Recuerden cómo son los cubanos. Habrá alguno que dirá, no pocos -dicho sea de una vez- que afirmarán que la Nuviola es mejor mil veces que Celia. Como mismo acuñaron que Estévez, Gutiérrez, Caradura y la Guarra son mejores que la Valdés. Como si yo viviera de ese pedacito, como si los originales necesitáramos de las opiniones y del mal gusto de los adulones de las falsas copias.
Bah.
Zoé Valdés.
Blúmeehierro Lenguaechucho. Uniquita del Montón.
Anuncios

8 Replies to “De imitaciones y plagios. Por Zoé Valdés”

  1. Fabuloso tu articulo!!! Gracias por esas palabras de amor y respeto a Celia..La Unica, Muchas GRacias…..

    Me gusta

  2. Muy bien por Zoé Valdés. Me complace mucho este articulo como todo lo escribe esta gloria de la literatura Cubana. Felicidades y un abrazo en la distancia.

    Me gusta

  3. A esta tipa hace rato que la miro con ojeriza, y eso que no me ocupo ni de los faranduleros de primera, por no hablar de copiadores como ella. Esa ridícula pelota de pelo que es más grande que su torso (y menudita no es) ya indica que hay un problema, aunque su apariencia es lo de menos. Desgraciadamente, como dice la autora, todo esto es bastante cubano.

    Me gusta

  4. Y dicho sea de paso, la Cristina Saralegui es un desagradable recuerdo–una bochornosa cubanoide, aunque para guataquear era de primera, y siempre tuvo muy claro con quienes tenía que congraciarse, por no decir prostituirse.

    Me gusta

  5. Esta mujer, única, me sorprende, no solo por su alma libre, no solo por su desafiante prosa, no solo por su inteligencia compartida sin remilgos –de agradecer profundamente en estos tiempos de hipocresía y falsa educación–, interminable es la lista de sus virtudes, entre las que más admiro: el camino que decidió tomar: seguir a su corazón. Poner el corazón a la cabeza de tus actos tiene su precio, y esta invendible mujer, dice lo que algunos tendrían que haber dicho hace tanto tiempo. La madurez va mostrando los hilos que sostienen al mundo; pero solo la honradez es capaz de mostrárselos a los demás. Ella suelta lo que piensa sin más conciencia que el bien que puede acarrear, y los agradecidos sentimos vergüenza de lo poco repartida de esa virtud por el mundo. ¿A qué otra mujer cubana, hoy, se le puede seguir la estela, sin que se difumine entre el interés o el partidismo: lo sagrado de la conciencia? Avísenme si existe otra con la pluma en la mano, que esté por todos lados, sola, que no desfallezca ante la maquinaria poderosa del medio mundo zurdo? Cuando el corazón decide nada puede hacer la otra bioquímica. No osen meterse en su cabeza, adivinar lo singular de sus reflexiones, el origen de su descontento, el de sus esperanzas. Su sola misión es contar desde la cara oculta de nuestra luna: la luz del sol. ¡Ay…cuántas mentes acorazonadas como la de ella hacen falta!
    Lo mejor: Blúmeehierro Lenguaechucho. Uniquita del Montón.
    A ella le da lo mismo la academia, la falsedad, el cerrojo de los significados, la corrección política; tan fuerte es el daño que la mentira del mundo produce en su sensibilidad que no duda en mostrarse como vino al mundo para que espabilemos de una vez por todas. Háganse esta pregunta: ¿alguna vez hemos tenido entre nuestras amistades de toda la vida semejante dama que nos saque del infantilismo, de la costumbre, del cubaneo, de la desidia insensible, del camino a ninguna parte? Porque si no es así, nunca hemos tenido amigos.
    ¿Con cuál quedarse de sus prismas? ¿Qué elemento de los de su panoplia no es más caro a nuestra dignidad? Para mí…su honradez.

    Me gusta

  6. Esta mujer, única, me sorprende, no solo por su alma libre, no solo por su desafiante prosa, no solo por su inteligencia compartida sin remilgos –de agradecer profundamente en estos tiempos de hipocresía y falsa educación–, interminable es la lista de sus virtudes, entre las que más admiro: el camino que decidió tomar: seguir a su corazón. Poner el corazón a la cabeza de tus actos tiene su precio, y esta invendible mujer, dice lo que algunos tendrían que haber dicho hace mucho tiempo. La madurez va mostrando los hilos que sostienen al mundo; pero solo la honradez es capaz de mostrárselos a los demás. Ella suelta lo que piensa sin más conciencia que el bien que puede acarrear, y los agradecidos sentimos vergüenza de lo poco repartida de esa virtud por el mundo. ¿A qué otra mujer cubana, hoy, se le puede seguir la estela, sin que se difumine entre el interés o el partidismo: lo sagrado de la conciencia? Avísenme si existe otra con la pluma en la mano, que esté por todos lados, sola, que no desfallezca ante la maquinaria poderosa del medio mundo zurdo? Cuando el corazón decide nada puede hacer la otra bioquímica. No osen meterse en su cabeza, adivinar lo singular de sus reflexiones, el origen de su descontento, el de sus esperanzas. Su sola misión es contar desde la cara oculta de nuestra luna: la luz del sol. ¡Ay…cuántas mentes acorazonadas como la de ella hacen falta!
    Lo mejor: Blúmeehierro Lenguaechucho. Uniquita del Montón.
    A ella le da lo mismo la academia, la falsedad, el cerrojo de los significados, la corrección política; tan fuerte es el daño que la mentira del mundo produce en su sensibilidad que no duda en mostrarse como vino a él para que espabilemos de una vez por todas. Háganse esta pregunta: ¿alguna vez hemos tenido entre nuestras amistades de toda la vida semejante dama que nos saque del infantilismo, de la costumbre, del cubaneo, de la desidia insensible, del camino a ninguna parte? Porque si no es así, nunca hemos tenido amigos.
    ¿Con cuál quedarse de sus prismas? ¿Qué elemento de los de su panoplia no es más caro a nuestra dignidad? Para mí…su honradez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.