L’ombre du djihad – Guy Millière – Livres

https://www.amazon.fr/Lombre-du-djihad-Guy-Milli%C3%A8re/dp/2371530492/ref=mp_s_a_1_2?qid=1571904148&refinements=p_27%3AGuy+Milli%C3%A8re&s=books&sr=1-2&fbclid=IwAR1f4f8K61Yr16jinS9n4aSB8VD4gjl6Kn_Id10R7NM4f-wCSb4QeYiEc-4

Tomado de Facebook. A leer absolutamente:

ISIS, descabezado. Pésimas noticias para Irán y el antiamericanismo de salón. En su discurso Trump ha agradecido la colaboración de Turquía y Rusia.

Precisamente esta mañana leía esta entrada en el muro de Júlio Béjar:

LA DOCTRINA TRUMP APLICADA AL KURDISTÁN SIRIO

Es hora de decir lo que debe ser dicho.
Podría comenzar indicando que todo ha sucedido tal como pensé que sucedería y que, una vez más, no erré en mi análisis, pero no me detendré en eso. Prefiero centrarme en los siguientes puntos enumerarándolos en forma de preguntas y respuestas:

1) ¿Dió Trump ‘luz verde’ a la intervención turca? La respuesta es no, absolutamente no, y los documentos disponibles lo demuestran, excepto a aquéllos que prefieren vivir con los ojos cerrados: Trump quiso disuadir a Erdogan, a sabiendas de que no tendría éxito. Y enseguida estableció límites estrictos a la acción de Erdogan advirtiéndole que si el ejército turco se extralimitaba, EE.UU. destruiría la economía turca. Las amenazas de Trump fueron tomadas en serio por Erdogan, que se mantuvo dentro de los límites.

2) ¿Podía Trump hacer algo más que tratar de disuadir a Erdogan, estableciendo límites estrictos y amenazándolo? La respuesta es no, nuevamente. Cincuenta, cien, o incluso mil soldados estadounidenses no podían hacer más y no tenían por misión atacar a Turquía o actuar como fuerza de interposición. Estados Unidos no podía ni tomar en consideración declarar la guerra a Turquía: habría sido un gran cataclismo geopolítico. Estados Unidos no podía usar tropas para proteger al objetivo esencial del ejército turco: las YPG [Unidades de Protección Popular], componente esencial de las ‘Fuerzas Democráticas Sirias’, facción armada del PKK [Partido del Trabajo del Kurdistán], organización incluída en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU y la Unión Europea.

3) ¿Son las YPG ‘las más leales aliadas’ de los EE.UU.? Ya respondí esta pregunta no hace mucho, y lo que acabo de escribir de las YPG es una respuesta suplementaria, pero insisto: las YPG han sido aliadas circunstanciales de los Estados Unidos en la lucha contra un enemigo del mundo occidental que también era enemigo de las YPG: el Estado Islámico. La alianza no iba más allá. Y a partir del momento en que el PKK continuó cometiendo atentados en Turquía, Estados Unidos sólo podía considerar que no tenían nada que hacer con las YPG y tuvieron que retirarse. Trump había tomado la decisión hace meses. Había diferido anunciar su decisión porque los neocon todavía tienen influencia entre los republicanos. Ahora la ha llevado a la práctica. Trump no ha traicionado a nadie: si las YPG y el PKK hubiesen querido comportarse como aliados de los Estados Unidos, hubiesen rubricado un acuerdo de no beligerancia con Turquía. No lo han hecho y, por el contrario, traicionaron la confianza que Estados Unidos había depositado en ellos.

4) ¿Hubo algún riesgo de masacres o incluso, como algunos han dicho, genocidio? La respuesta es: absolutamente no. Al establecer límites inmediatamente, Trump ha logrado que Erdogan apenas pueda ocupar una franja de 32 kilómetros en la frontera entre Turquía y Siria, repeler a las YPG y exigir que los líderes kurdos acepten el acuerdo de no beligerancia con Turquía que los diplomáticos estadounidenses habían pedido sin éxito a los líderes kurdos de Siria. Ha habido muertos, desgraciadamente. Si los líderes kurdos de Siria hubiesen aceptado un acuerdo de no beligerancia con Turquía, y si el PKK hubiese renunciado a la práctica del terrorismo, no habría habido ninguno. Imaginar que Erdogan aceptaría cualquier status quo sin la aceptación de un acuerdo previo de no beligerancia por parte de los líderes kurdos de Siria y sin la renuncia al terrorismo por parte del PKK fue demasiado imaginar.

5) ¿Es esto, como se proclama, una ‘derrota estratégica de los Estados Unidos’? Absolutamente no. Esto es la implementación de la doctrina Trump. Trump estableció unos límites a la acción turca, clara y firmemente, y los límites han sido respetados por Turquía. No rompió ningún vínculo con Turquía ni provocó un cataclismo geopolítico. Sabía que los líderes kurdos de Siria se acercarían al régimen de Assad, Rusia e Irán, porque es consciente de que las YPG y el PKK tienen una cosmovisión más acorde con la cosmovisión del régimen de Assad, Rusia e Irán que con la visión del mundo de los Estados Unidos, y que ese acercamiento estaba en la lógica de las cosas. Acercamiento que tuvo lugar. Trump puede retirarse de Rojava (territorio kurdo-sirio) y romper cualquier vínculo residual con las YPG. Trump era consciente de que surgiría una relación conflictiva en ese contexto entre Turquía, por un lado, y el régimen de Assad, Rusia e Irán, por otro, porque Assad, Rusia e Irán no quieren presencia turca en Siria y desean preservar la integridad territorial de Siria. Rusia e Irán controlan de facto Siria, y nada fundamental ha cambiado al respecto. Trump nunca planeó enfrentarse militarmente a Rusia e Irán en Siria ni derrocar al régimen de Assad. Heredó una Siria gobernada por Rusia e Irán. Simplemente presionó a Rusia para que permitiese a Israel intervenir en Siria para destruir cualquier instalación militar iraní considerada peligrosa por el personal israelí. Lo que hizo primar fue la seguridad de Israel, pues sabe que no hay alternativa al régimen de Assad. Quienes presentan a Putin como el gran ganador deberían explicar cómo podrá Putin seguir siendo el aliado de Irán y a la vez intentar acercar Rusia a Turquía ahora que estos han puesto un pie en Siria. Aquéllos que todavía dan por hecho que Rusia continúa siendo una superpotencia deberían revisar sus notas: el PIB de Rusia es significativamente más bajo que el de Italia y Brasil. Rusia es una potencia militar, pero una potencia económica de segundo orden. Putin está planificando patrullas conjuntas rusas y turcas en la frontera sirio-turca, lo cuál no es sino una manera de legitimar la franja de 32 kilómetros ocupada por Turquía y decir que el territorio sirio sigue intacto.

6) ¿Lo acontecido reavivirá al Estado Islámico? Absolutamente no. Turquía, que era el aliado implícito del Estado Islámico, está bajo supervisión estadounidense: Trump advirtió a Erdogan que cualquier resurgir del Estado Islámico sería considerado responsabilidad de Turquía, y Erdogan sabe que hay que tomar a Trump en serio. Cualquier resurgimiento del Estado Islámico será considerado como un peligro importante para Irán y Rusia, que no lo tolerarán. Esto no significa, como he dicho anteriormente, que la sombra de la yihad se vaya a desvanecer (me refiero al tema de mi libro, titulado precisamente ‘La sombra de la yihad’ *). El terrorismo islámico no ha desaparecido e implica e implicará una vigilancia constante hasta que el Islam sea derrotado y sofocado nuevamente.

7) ¿Pueden los yihadistas europeos huídos de los territorios kurdos regresar a Europa? No es imposible. En cualquier caso, es problema de los países europeos de dónde provengan esos yihadistas, no de los Estados Unidos, que no tienen por qué asumir la supervisión o financiar el encarcelamiento y vigilancia de los yihadistas europeos. Como ya he dicho alguna vez, los dirigentes europeos son pésimos aliados de los EE.UU. y tienen una mentalidad subsidiaria. Es hora de que asuman sus responsabilidades. No lo harán, lo sé. Francia envió a los yihadistas franceses a ser juzgados en Irak y mandó abogados para defenderles cuando fueron condenados a muerte. Los franceses deberían elegir dirigentes menos bizcochables.

8) ¿La administración Trump ha debilitado las posiciones de Israel? En realidad no. Trump es el mejor aliado que Israel haya tenido en la Casa Blanca. Lo demostró, y resulta lamentable que algunos tengan tan poca memoria. Israel es el principal aliado estratégico de la administración Trump en Oriente Medio. La tarea principal que se ha impuesto la administración Trump en Oriente Medio es la asfixia del régimen de los mulás en Irán. El proceso de asfixia continúa. Trump acaba de reenviar tropas a Arabia Saudita. Es obvio que a Irán le gustaría incitar a Trump a emprender una acción militar provocando un conflicto más amplio y hacer que pierda las elecciones de 2020. Donald Trump no caerá en la trampa. Continuará con la estrategia de asfixia. La Turquía de Erdogan evitó esa asfixia siendo de hecho un aliado de Irán. La relación de confrontación entre Turquía, por un lado, y el régimen de Assad, Rusia e Irán, por el otro, no animará a Turquía a continuar evitando esa asfixia. Francia y Alemania sueñan con ayudar a Irán a evitarla: lo que significa que a Francia y Alemania les resbalan las intenciones genocidas de Irán hacia los judíos israelíes, y carecen de escrúpulos éticos. Al reforzar los medios de defensa de Arabia Saudita, Trump emite una advertencia de que también trata a Arabia Saudita como aliada. La línea discursiva de Washington sugiere que la administración Trump tiene la intención de presionar a la Turquía de Erdogan para que contribuya a la asfixia de Irán, el gran rival islámico de Turquía, y de hecho sería mucho más inteligente empujar a Turquía en esa dirección que empujarla a una mayor hostilidad hacia Estados Unidos.

9) ¿Los neoconservadores mantendrán cierta influencia entre los republicanos? La respuesta es sí. Los llamados ‘Nevertrumpers’ son esencialmente neoconservadores. Aquellos que se han opuesto a Trump en los últimos días están bajo influencia neoconservadora y siguen errados sobre la posibilidad de emprender reformas democráticas en el mundo musulmán, lo que les lleva a considerar que una presencia estadounidense sobre el terreno continúa siendo esencial en países hostiles, y que las guerras que Trump llama ‘guerras sin fin’ deben perpetuarse. Trump cree que la disuasión, y el uso de la fuerza sólo si es absolutamente necesaria, son respuestas suficientes frente la yihad. Si Trump hubiese sido presidente en 2001-2002, habría destruido el régimen talibán y las bases de Al Qaeda en Afganistán, y no habría dejado tropas en el país para tratar de establecer una democracia allí. Probablemente no habría derrocado a Saddam Hussein, lo habría mantenido bajo un embargo muy estricto y habría elegido la asfixia de Irán inmediatamente. Sus posiciones podrán ser discutidas. De hecho, los neoconservadores no adscritos a los Nevertrumpers las discuten, pero cuando la elección se dirime entre un (o una) candidata demócrata y Trump, prefieren a Trump. Cualquiera que escuche los debates demócratas en este momento sólo puede concluír que el Partido Demócrata se ha convertido en un peligroso partido izquierdista, lo que significa que Trump, salvo hecatombe, resultará reelegido.

10) ¿Los dirigentes europeos serán capaces de reconocer los méritos de Trump y comprender las líneas maestras de su doctrina? Si hablamos de los dirigentes húngaros o polacos, o de Boris Johnson en el Reino Unido, la respuesta es sí. Si hablamos de Macron y Merkel, la respuesta es definitivamente no. Trump encarna todo aquéllo que odian Macron y Merkel. Independientemente de lo que haga Trump, lo encontrarán abominable. Pero Macron y Merkel carecen de relevancia. Son impotentes y cobardes. Y vemos con Irán, cómo pueden comportarse como traidores.

11) ¿Los periodistas europeos anti-Trump y los pseudoespecialistas estadounidenses que monopolizan las cadenas de televisión revisarán sus prejuicios y dejarán de desinformar? La respuesta es no, absolutamente no. Su odio hacia Trump se ha tornado en gran medida irracional y se asemeja al proceso de salivación que la campana de Ivan Pavlov desencadenaba entre los perros de su laboratorio. Dígase ‘Trump’, y comenzarán a babear y proferir insultos.

Guy Milliere

[https://www.dreuz.info/…/la-doctrine-trump-appliquee-au-ku…/]

[https://www.amazon.fr/Lombre-du-djihad-Gu…/…/ref=mp_s_a_1_2…]

[Traducción: Júlio Béjar]

Una respuesta para “L’ombre du djihad – Guy Millière – Livres”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: