Va por usted, querido Ángel Pascual: Guaguancó Amaliano / Carlos Embale