Muros ¿sin alternativas? Por Zoé Valdés

MUROS ¿SIN ALTERNATIVAS?

 

Por Zoé Valdés.

 

Desde la caída del Muro de Berlín y la significación que ese importante acontecimiento tuvo en el mundo de ensueño de la izquierda mundial, la que jamás vivió los horrores del comunismo en carne propia, se produjo un efecto que tuvo su origen en una isla del Caribe: esa isla es Cuba.

 

Cuando Mikhaíl Gorbachev visitó Cuba en 1989, Fidel Castro –cuyo olfato de mafioso no le engañaba jamás- supo al instante que tenía enfrente a uno de los mayores exponentes del fin las antiguas relaciones con la URSS, y del fin de la misma URSS como hasta ese momento ese país se había dado a conocer, como la otra gran potencia comunista de la Guerra Fría.

 

De inmediato, el tirano del Caribe renovó sus redes internacionales de espionaje, nivel pulpo, y tejió un enjambre alrededor de universidades extranjeras y del mundo cultural de países europeos, latinoamericanos, y en el interior mismo de su principal enemigo: Estados Unidos. Había que construir nuevos muros, muros ideológicos que nadie pudiera derrumbar, muros entre los idiomas, muros conceptuales (el término ‘conceptual’ que tan bien le vino siempre a la izquierda y que ha servido para enredar a unos cuantos incautos), muros morales, muros entre las disidencias, muros infinitos y multiplicados, como quisieron Felix Dzerzhinsky en tiempos de Lenin, y el Che Guevara en época de aquel Viet-Nam sangriento por ambos bandos…

 

No ha habido muro mayor que el que ha fabricado la izquierda en torno a su superioridad ideológica, cultural (que no es más que ideología pura y dura disfrazada de un chorro vacuo de imágenes moralistas y palabras reiterativas cuyo significado giran invariablemente en el sentido de la evidencia y la acusación del contrario), artística, y supuestamente filosófica. “Supuestamente”, digo, porque no existe ninguna filosofía coherente que consiga justificar los más de cien millones de víctimas del comunismo, ni mucho menos los cuantiosos descalabros y hundimientos allí donde  el comunismo y el anticapitalismo en sus numerosas sus variantes encajaron sus garras.

 

Lo que no se esperaba la izquierda, ni mucho menos Fidel Castro, cuya carencia cultural y moral pude comprobar por mis ojos y oídos, es que esos muros que se pretendían sin alternativa tuvieran un límite, un borde al filo del abismo: el de la ignorancia provocada por el acomodamiento en un discurso aburrido que no vende más que humo, sacrificio, y continuados fracasos. El límite propio de la izquierda per se.

 

A esos muros que creyeron sin alternativas le fueron naciendo, inclusive en diversas ocasiones desde su propio seno carcomido por el cáncer de la memez, la tozudez, y el oscurantismo ideológico, personalidades que desde su propia experiencia se convirtieron en los mayores críticos de un sistema falaz; y que también, de simples combatientes mutaron de manera inteligente y coherente en líderes de bandos que hoy, por mucho que la izquierda anhele encasillarlos en el ultra extremo, para ellos sólo hay cabida en la facción de la más hermosa de las palabras: libertad.

 

Que esa “ultra derecha” se expresa mejor que la izquierda –ni siquiera mencionaré a la ultra izquierda que sólo se manifiesta mediante consignas, vandalismo y agresiones físicas- en los debates, que se nota más serena, y que posee mejores y más exactos argumentos, no sólo salta a la vista, no lo puede discutir ni el más pinto, como no sea un fanático sin cura lindando en la locura extrema y ciega.

 

La izquierda ya no es más la dueña de los “bellos discursos humanitarios” (¿lo fue alguna vez realmente?). Lo que hemos podido apreciar recientemente en los erráticos discursos llenos de agresividad y odio que le han preparado a la sueca Greta Thunberg, comparados con otros discursos de personas muy preparadas (más científicamente que ella en su dominio), y que otras adolescentes de su edad cuyo destino también se ha fortalecido y modernizado con el paso de los años, y me refiero al ejemplo más cercano, el de la Princesa Leonor.

 

Philippe Muray en su libro “El Imperio del Bien. Es urgente sabotearlo’ (Tempus, 1991, Francia), lo explica de una manera concisa en uno de sus capítulos: “El transexualismo masivo dejó de ser una realidad de reemplazo. ‘Amo –dice una joven escritora en una voladura plena de poesía consoladora- ver las fronteras del sexo transgredidas por el ser andrógino que refuta ser mutilado”… ¡Houuuu! ¡Qué manera de suspirar lindamente! De un lado ‘fronteras’, ‘mutilado’, nociones antipáticas; del otro, ‘transgresión’, concepto mucho más sonriente, tanto que todavía sigue pareciendo inofensivo. El todo culminando en el “ser andrógino”, el héroe ideal, justeza de lo bien pensante.” Llevemos ese mejunje al cacao mental de la sociedad influida y sorbida por el izquierdismo obnubilado bajo las nociones ‘epatantes’, atraídos por los trompones verbales. Sólo que al burgués no era necesario ‘epatarlo’ todo el rato y mucho menos para toda la vida, y además de eso, el burgués ha hecho durante décadas lo que no hicieron los zorros sombríos de la izquierda: prepararse de manera instructiva, cultivarse incluso incómodo desde el rincón a donde lo habían echado y acorralado mediante la envidia y la burla consecutiva. Y como es de ley natural en el capitalismo: el obrero se transformó en burgués, y el burgués decidió tentar e intentar los misterios de la agricultura; de manera que el “enemigo” no pudiera reubicarlo nunca más en el círculo vicioso que ellos mismos inocularon y programaron en sus estropeados cerebros.

 

Del mismo modo en que el mundo ha cambiado bajo nuevas leyes de nomadismo y las fronteras también se han movido, otros mundos han ido revertiéndose, y cayendo, entre ellos los pedestales de una izquierda cada vez más comunista que jamás ha sido más inculta, fraudulenta, corrupta e ignorante que en la actualidad, frente a una nueva derecha que actúa dentro de la ley y que no corresponde ya más a los antiguos epítetos insultantes de fascista, símbolo de atraso e ignominia. De lo que sí se tiene que registrar la izquierda.

3 Replies to “Muros ¿sin alternativas? Por Zoé Valdés”

  1. Excelente articulo que expresa lo que yo quisiera decir pero me falta la inteligente escritura suya.

    Me gusta

  2. Mucha razón tienes al decir: …..” tejió un enjambre alrededor de universidades extranjeras y del mundo cultural de países europeos, latinoamericanos y en el interior mismo de su principal enemigo: Estados Unidos “.
    Yo conozco varios familiares míos ( ñángaras todos ellos del ámbito científico/educativo ) que se encuentran infiltrados en los Estados ejerciendo de forma camuflada como provocadores del populismo de extrema izquierda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .