La revolución pendiente en Cuba, acabar con el racismo. Por Jean-François Fogel