Una carta de Miriam Gómez

Que publico aquí con su permiso:

Mi querida Zoe,

Qué desgraciada Cuba que Papas y Reyes van a arrodillarse antes estos hermanos asesinos, en lo que han llamado estos monstruos «visita de cortesía», el mismo día que esta España dirigida por este kamikaze Fatuo Osado anuncia que la TVE no transmitirá los juegos por la violación de los derechos humanos.

Estaba tan furiosa.

Hoy me desperté a las cinco de la mañana, todo completamente oscuro y pensando y analizándolo llegué a la conclusión de que estamos en el final del fin; lo que está pasando en sur América y lo de Cataluña es la misma mano, Cuba con Rusia , tal vez también con China, aunque Putin no comparte el poder, esta es la verdadera, la nueva Élite, ya que gastaron la palabra comunismo, una Élite socialista que lo tomará todo en nombre del bien para que reine el mal, tendremos Comité de Defensa del mal en todas partes.

Los listos de los españoles se felicitan de que ese asesino, más asesino que el hermano mayor, lo haya obligado a visitarlo en esa «visita de cortesía”, sin darse cuenta que esa visita fue «un viaje a Canossa”, después de nombrar la democracia fue arrodillarse ante el tirano como un castigo.

Solo los dioses pueden salvarnos.

Miriam Gómez.

3 respuestas para “Una carta de Miriam Gómez”

  1. Estoy completamente de acuerdo con Miriam.

    Es más, no se trata de una «visita de cortesía» de un Rey y la «rojelia» de su mujer ( mi esposa llama a Leticia de una forma muy asturiana: «cagancia en Francia» ) sino una «visita oficial» ( para más INRI ).

  2. Ya no queda duda: España es lo mismo que un país letrinamericano, y cada día cae más bajo y se hunde más. Se merece la mierda en que se ha convertido, si es que no lo fue siempre. Vergüenza.

  3. Quienes les ponen los cascabeles a los gatos y luego no pueden ni se atreven a quitarselos son los pueblos que desgraciadamente en buena medida son seducidos por manipuladores malignos como si fueran rebanos. El conciso comentario de Miriam es tan certero que mete panico.

Deja un comentario