Una carta de Reinaldo Arenas. Por Zoé Valdés

UNA CARTA DE REINALDO ARENAS.

Acabo de releer una carta inédita de Reinaldo Arenas a Margarita y Jorge Camacho, en la que comenta, aliviado, que iba a poder vivir con un premio literario de 10 000 dólares durante un año (en Nueva York).

A Reinaldo, mientras estuvo vivo, y como a tantos otros autores de su estirpe, los editores no le pagaron todo lo que merecía. A eso contribuyó su anti-castrismo, valiente y perseverante, eficaz para la causa, pero devastador para sus bolsillos. No ha sido el único.

Quería subrayarlo, y dejarlo claro. Jamás una institución política del exilio ofrendó un centavo a este inmenso escritor. Jamás. Nunca. Chorro de dólares para los ñongoretes que supuestamente irían a derrocar a los Castro allá en Cagonia, pero ni un céntimo para los escritores y artistas del exilio, que se han batido y se baten con sus escritos y con su verbo por la libertad de Cuba. Sin ir más lejos, el mismo José Daniel Ferrer (espero sepan comparar el nivel) declaró en un twit suyo que recibía desde el exilio 9 500 dólares al mes, y que no era suficiente. Ya me dirán ustedes.

Sólo tienen que recordar cómo vivía José Martí en Nueva York.

P&C. Pinga y cepillo. Bah.

Zoé Valdés.

Deja un comentario