Pipí cacá. Por Zoé Valdés

Me comentan que se ha puesto de moda brindar con orine. Vas al baño, meas en una copa de champán, y se lo entregas al comensal que tengas enfrente, él hará lo mismo con su copa repleta de espumoso meado.

Pronto iremos a cagar en platos dorados y cenaremos el mojón reciclado del prójimo acabado de salir calentito del culo.

Es un sin vivir. Como en el final de Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante: «Ya no se puede más…»

Bah.

Zoé Valdés

Deja un comentario