Una mente libre. Por Francisco Cambronero

Los insultos son para las personas, no para las ideologías ni religiones. Por eso no se insulta el Islam, como no se insulta el Cristianismo. Se critica, se ridiculiza, se desprecia, se loquesea, pero no se insulta. Se blasfema. Pero la blasfemia no es un delito.
Criticar el Islam, machacarlo dialécticamente, es prueba de tener una mente libre y equilibrada.
Porque el Islam, queridos amigos, es una mierda. El Islam. Como el Socialismo.
En Francia, esta adolescente ha tenido que cambiar de colegio y de residencia por las amenazas recibidas.
¿Su delito? Decir que el Islam es una mierda, que en el Corán solo hay odio.
Incluso Ahmed Zaki, que está al frente del Consejo Francés de Culto Musulmán, y considerado ejemplo del llamado por los occidentales ‘Islam moderado’, ha dicho que apechugue con las consecuencias de haber criticado el Islam.
.
Os cuento: en el Islam solo se acepta la violencia en defensa propia. Es decir, cuando un musulmán, o Mahoma, o el Corán, o Alláh son atacados. Lo que significa que, en realidad, nunca es posible la crítica de esa ideología. Si lo haces, estás justificando que te maten. En el Islam no hay diferencia entre la blasfemia y el insulto.
Houellebecq también tuvo problemas cuando dijo que el Islam es la religión más estúpida del mundo. Yo creo que lo sería si no fuera porque su razón de ser es el odio.
Como el Socialismo: resentimiento y odio.

En fin. Espero que esta chica pueda seguir llevando su vida con libertad, diciendo lo que piensa sin miedo a que la maten por ello.

Francisco Cambronero.

Deja un comentario