A ver si me entienden. Por Zoé Valdés

A VER SI ME ENTIENDEN:

Es obvio que una parte del pueblo cubano -la que más vale, a mi juicio- tras más de 60 años de tiranía, ya es un pueblo abúlico, cansado, estropeado, y diezmado mediante asesinatos y encarcelamientos. La otra parte es solamente una parte vencida moralmente. No existe de ese lado ninguna resistencia moral a nada, harán lo que haya que hacer para evadirse, lo mismo extraviarse en la nada, que extinguirse de a poco como masa recholatera y gozona, que delatar y asesinar, como tantas veces lo han hecho.

Por tanto, pienso que pedirle a ese pueblo que se inmole, incluso deseándolo o no, y sabiendo que sería el único recurso, no sólo es absurdo, es también inmoral. Conociendo, para colmo, que el pueblo cubano no posee los medios reales para enfrentar de forma armada y ni siquiera enérgica a una tiranía violenta y criminal, advertimos que no existen las fuerzas y mucho menos las ganas. No tienen fuerzas ni ganas porque no tienen fe. La fe se la trituraron con el mortero de la ideología comunista.

Es hora de que la oposición cubana, antes de convertirse en lo mismo que fueron los castristas, en terroristas (aunque de poca monta), o sea en mamertos de terroristas, reclamen unidos (ahí sí me uniría yo la primera) una intervención inmediata y selectiva del gobierno de los Estados Unidos. Con el firme propósito y la convicción de, que acabando con el régimen castrista, se acabaría por fin -como expliqué ayer en el vídeo ´live´- con toda la desgracia y la infamia que ha exportado el castro-comunismo hacia el mundo entero. No se trataría exclusivamente de la libertad de Cuba, sino además de la libertad de varios países a los que Cuba ha arrastrado en su bestial e insensato desmoronamiento.

Antes de que los muertos y las víctimas las siga poniendo el pueblo es preferible que sean ellos los que sean de una vez eliminados de forma quirúrgica. No sigan más embarcando a ese pueblo en ridículos y lamentables ‘showcitos’ y numeritos teatrales que ya sabemos que eso no conduce más que al encarcelamiento de unos y al enriquecimiento de los que no sólo quieren hacer ‘baro’ fácil con la causa cubana, además pretenden hacerse famosos, y continuar vendiéndole espejitos a los tontos últiles (que por cierto, los hay por racimos, a montones).

Bah.

Zoé Valdés.

3 respuestas para “A ver si me entienden. Por Zoé Valdés”

  1. La realidad es que se puede pedir muy poco, o casi nada, a un pueblo como el cubano en su actual estado y circunstancias. Por ejemplo, es delirante pedir que se eliminen las remesas de dinero y mercancía y los viajes desde ambas orillas, y ni siquiera se puede pedir limitarse a lo verdaderamente necesario, porque resulta inútil intentarlo. Todo está descontrolado, por no decir degenerado, y no hay manera de meterlo en cinto. Cierto, hacer teatro no conduce a nada, sobre todo porque aunque el show fuera sincero, al mundo sencillamente le resbala. El desatre de Cuba fue “normalizado” hace mucho tiempo y ya se da por algo más o menos “natural.”

  2. Es mas, hay extranjeros que DISFRUTAN nuestro descalabro y miseria. Incluso en mi cara una canadiense me dijo que queria ir a Cuba antes de que los americanos se metieran y lo echaran todo a perder. Les encanta que nos jamemos la «miseria heroica» de su comunismo morboso, mientras esos izquierdosos viven comodisimos de los subsidios de un gobierno capitalista que les paga sus estudios de «genero» y otras mierdas inservibles. Son los nuevos fanaticos religiosos, los nuevos inquisires que gritan: «vivan las cadenas». Asquerosos.

Deja un comentario