MÉTODOS DE VILLAMARISTA EN TVE. Por Zoé Valdés

MÉTODOS DE VILLAMARISTA EN TVE.

En Villamarista, centro principal de torturas e interrogatorios en La Habana, las torturas previas, antes del interrogatorio, comienzan al dejar en solitario durante horas al apresado o apresada (que ellos llaman ‘citado’ o ‘citada’), dentro de una habitación donde la temperatura sube a temperaturas insoportables y al rato descienden a temperaturas glaciares. Después de cuatro horas en esas muy incómodas circunstancias, no solamente abatido o abatida moralmente, además a punto de caer enfermo, pasan al ciudadano o ciudadana a otra habitación, bajo focos muy potentes apuntándoles al rostro, y dos cámaras que filman al detalle el más mínimo de sus movimientos. Allí lo hacen esperar entre tres o cuatro horas más, también en solitario, en el más ensordecedor de los silencios. Hasta que llega el agente que iniciará el extenso interrogatorio con amenazas incluidas. Estas son las torturas, digamos que, más leves, antes de la confesión o la no confesión.

A mi madre la obligaron a pasar por esto en dos ocasiones, exclusivamente porque su hija, yo, había escrito una novela y estaba haciendo declaraciones desde el exilio a la prensa extranjera acerca de lo que sucedía realmente en Cuba. Mi madre me lo contó una vez que pudo salir del infierno, lo que tardó seis años, y con suerte… No puedo olvidar, ni perdonar lo que le hicieron a mi madre a sus setenta años. Jamás.

Ayer, en España, según declaraciones del invitado, Santiago Abascal, la directora de TVE, repitió esa forma de tortura en su contra, un político español representante de un partido político elegido en las urnas. No me extraña. Como expresé ayer: España se ha convertido en la provincia pobre de Venezuela, que a su vez es la provincia rica de Cuba. Todo no ha hecho más que empezar y ya perfeccionan el nivel de las torturas, e inclusive las trasladan a sitios públicos pagados por el contribuyente.

Bah.

Zoé Valdés.

Una respuesta para “MÉTODOS DE VILLAMARISTA EN TVE. Por Zoé Valdés”

  1. Que un monstruo psicopata asesino haya programado ese tipo de torturas es comprensible. Pero historicamente todos los pueblos sometidos por esas bestias son los que aportan a los torturadores. Y para mas surrealismo eran antes que llegaran las bestias familiares, amigos, vecinos, personas fugaces, normales, anodinas.

Deja un comentario