El libro de mi vida: Pantagruel de Rabelais. Por Zoé Valdés

PANTAGRUEL DE RABELAIS.

 

Zoé Valdés.

 

‘Gargantúa y Pantagruel’ de François Rabelais es el libro de mi vida, en realidad son cinco libros. Su historia fabulosa de dos gigantes, padre e hijo, plena de exageraciones, de comilonas, me sedujo por su humor y la utilización de un lenguaje lo mismo elevado que vulgar. Crudeza, vileza, sucesos grandilocuentes, escatalogía, situaciones insospechadas. Sorpresivo, de inigualable fantasía -la que es considerada real una vez leída. Me define como lectora y escritora. Busco siempre eso que me dio este libro a la temprana edad de 16 años, el misterio que me engullía mientras leía, me atrapaba con su violencia, los insultos procaces, una poesía grandilocuente. Es una novela de corte satírico, editada en 1532, no en su integridad. Los volúmenes posteriores no tardaron. En el tercero aparece Panurgo, libertino, bribón, medroso, seductor… Rabelais publicó bajo el seudónimo de Alcofribas Nasier, ¡hasta suena cómico! Anagrama de su nombre. De inmediato fue atacado y censurado por teólogos, por la Sorbonne, pues criticaba a la iglesia y al poder. Escrito en un francés lírico y vulgar (de vulgo, de pueblo), eso es lo que me atrajo en su estructura, cómo el lenguaje va armándose de un lugar protagónico. Siempre que lo releo me hace feliz. Lo leí primero traducido al español, en una edición antigua y ajada ilustrada por Gustave Doré. Luego en francés. Releyéndolo reaprendo de lo insólito perdurable. Redescubro.

Deja un comentario