Abascal se refugia en un restaurante cubano para dar un mitin en Nueva York, ante el acoso de la izquierda

Vox tuvo que cancelar dos veces un encuentro con simpatizantes y afiliados y advierte de que «no silenciarán nuestra voz»

Origen: Abascal se refugia en un restaurante cubano para dar un mitin en Nueva York, ante el acoso de la izquierda.

Si algún día toman el poder espero no tengamos que recordarles que ningún dominicano, ni puertorriqueño, ni colombiano, ni nica, ni argentino, ni venezolano… les abrió un restaurante en NY para que se refugiaran. Sólo los cubanos… Bah. P&C.
ZV.

4 respuestas para “Abascal se refugia en un restaurante cubano para dar un mitin en Nueva York, ante el acoso de la izquierda”

  1. Así es, ningún comemierda dueño de esos tipos de restaurantes tiene ahora fuerza moral para decir que apoya a quien quiere participar de forma decente en el gobierno de España.

  2. Abascal y Vox aparte, los cubanos han comido MUCHA mierda con España por lo menos desde el siglo XIX, y los españoles no han hecho otra cosa que aprovecharse de tal debilidad y abusar de ella. Hace rato que llueve sobre lo mojado, y yo no estoy dispuesto a seguir con sentimentalismos y boberías al respecto. Soy cubano, y punto.

    Para decirlo de otra forma, España no es nuestra madre, y nunca se vió a sí misma como tal ni a Cuba como su hija. España vió a Cuba como su propiedad, y desde 1898 la ha visto como su propiedad perdida, o mejor dicho, robada. Repito, estoy harto de tanta blandenguería boba y sentimental, de justificar lo injustificable y de comer tanta mierda a cambio de maltrato.

    O sea, al carajo. Si España quiere algo de mí, que se lo gane, y trabajo que le costará.

  3. Ombre, tienes todo tu derecho de expresar tu opinión sobre España.

    Pero aún respetándola, no estoy de acuerdo con ella.

    Está claro que hay mucho resentimiento contra España abonada por interpretaciones retorcidas de la verdad histórica de la colonización española de Cuba.

    Es algo parecido a lo que se piensa de Batista de forma espúrea.

    España me ha dado su protección y apoyo cuando yo más lo necesitaba.

  4. Todos, por supuesto, tenemos derecho a nuestras sinceras opiniones. Por si le interesa o le importa a alguien, mi sangre es más esapañola que la de Felipe VI y su familia, pero estoy abochornado y hasta asqueado de España, y no solamente por lo mal que se ha portado con Cuba. Repito, si España quiere algo de mí, tiene por lo menos que admitir plenamente su culpa, pedir perdón por ella, y cambiar radicalmente su conducta. No espero que lo haga, pero conmigo que no cuente.

Deja un comentario