El balsero. Poema de Lilliam Moro

El balsero

Cuando lo recogieron

era un cadáver más, boca arriba en la balsa,

con los ojos comidos por el sol,

los párpados abiertos que dejaron pasar

la última mirada interrogante

al cielo azul bellísimo, indolente.

 

Mirad el fondo de esas cuencas podridas:

ahí reposa la Historia con todos sus discursos.

 

Lilliam Moro

Deja un comentario