Un ministro nefasto


Por mucho menos, a Celia Villalobos se la crucificó. El cúmulo de desatinos es de tal magnitud y la respuesta tan tardía, que resulta sorprendente que la cúpula del Ministerio

Origen: Un ministro nefasto

Una respuesta para “Un ministro nefasto”

  1. No solamente es NEFASTO.

    Este «ministrejo», que ni siquiera es médico, sino «filósofo» nos quiere hacer tragar bolas tremendas.

    Y al tal Simón, que parecía muy enterado del tema, se le está viendo el plumero meando fuera del tiesto cuando le hacen preguntas que pueden comprometer al «ministrejo».

    Creo que ambos deberían dimitir de su puesto, y que el Pedrito ponga a otros más enterados.

Deja un comentario