Con toda y absoluta indiferencia. Por Zoé Valdés.

CON TODA Y ABSOLUTA INDIFERENCIA.

Francamente, a mí, Cristinito y toda su recua de lamedientes, me importan un bledo crudo o cocinado. Curiosamente sobre su entrevista favorable al castrismo en El País no han dicho ni mú. Como tampoco dijeron nada cuando, sin que viniera a cuento, este pujón de oficio me atacara en un programa de Jaime Bayly (2013) cuando yo jamás en la vida lo había ni siquiera mencionado. No por nada, sino porque nunca me ha interesado, ni un comino, su humor ni su disonancia anti musical y anti poética. Lo que es mi derecho civil y estético. Me es absolutamente indiferente, antiflogitínico. Un inodoro blanco me interpela más. El programa de marras (aclaro, de Bayly, no vaya ser que crean que ‘de marras’ es un nuevo presentador) anda por YouTube.

Ahora, eso sí, memoria tengo. Rencor no, memoria sí. Fue él quien empezó. Y yo jamás me quedo dada, o ‘dá’. Me lo enseñó mi abuela irlandesa.

Por lo tanto, me recontraimporta un rábano hervido que el ‘peoma’ sea de malanga y su puesto e’vianda. Y, como he leído, estudiado, y escrito poesía toda mi vida, además de haber tenido muy buenos maestros de lírica  -los mejores-, sé cuando un poema es bueno, regular o sencillamente mediocre. Además, enseguida me pregunto, ¿le habría gustado a Dulce María Loynaz? Y aquí conozco muy bien la respuesta.

Por tanto, les regalo la joyita de entrevista, nuevamente… Por el aquello de las tres tazas.

Gracias, amigos.

Zoé Valdés.

Aquí el artículo de El País.

Deja un comentario