Cuando el hedor es el enlace en el A.D.N. Por Ramón Muñoz Yanes

Cuando el hedor es el enlace en el A.D.N.
Comprendo a la menos agraciada facialmente de la familia Castro, porque la vileza en algunos casos es genética. Dominga Ruz, era una mulata pinareña que prestaba servicios de brujería a Ángel Castro y a la que el terrateniente gallego de Birán en pago por un servicio, empleó en la casa como doméstica a su hija Lina Ruz, por entonces de catorce años, la misma edad de la hija del dueño. Doña Lina, muy parecida a Ángel, analfabeta y acostumbrada al perfume de boñigas y letrinas, pero más abierta de piernas que la bahía de La Habana a buques extranjeros, se embarazó, de espaldas a la señora de la casa y esposa legítima de Don Ángel Castro, María Luisa Argota y tuvo a su primera hija, Ángela y a continuación a Ramón, que envió a vivir como bastardos al bohío de sus padres. Fidel Hipólito bautizado más tarde así por ser el nombre de un padrino de Santiago de Cuba y coincidir además con el santoral del 13 de agosto, siguió la ruta de los bastardos hacia el bohío de los Ruz, sitio al que después fueron llegando los hermanos, hasta el propio padre de Mariela, una de las cornadas más célebres de todo el territorio oriental. ¿Dudas? Miren a los hermanos Fidel y Raúl, ¿no les parecen gemelos? Los bastardos Ruz, fueron bautizados a edades tardías y corretearon por el mundo bajo los apellidos Ruz González, el Castro comenzarían a usarlo más tarde. Pues con esta carga genética de soldado voluntario gallego, analfabetos, bastardos, brujeros, cornudos y vaginas acostumbradas al paso de mercancías ilegales, llegó a la ínsula caribeña el resultado de la mezcla vil, hoy célebre portavoz de la dictadura cubana.
Esta petulante y vulgar hija de tirano, afirmaba por estos días que los archiconocidos gulags cubanos, escenarios de crímenes, vejaciones, violaciones y torturas conocidos como las UMAP, eran una especie de campamentos de verano para reclutados por el gobierno con el fin de ayudar a la producción del país. No me esperaba otra cosa, quien ha nacido y crecido de espaldas al pueblo, quien se ha nutrido entre quienes han mancillado las libertades de todos los cubanos, no puede responder de otra forma. Claro, que la afirmación fue en el lugar ideal, una entrevista cedida a Edmundo García, un señor que hace muy poco se hizo célebre en las redes por una masturbación, que provocó náuseas en medio planeta y que tiene una manera muy particular de conducir sus temas, entre movimientos catatónicos y una incoherencia patológica. Vestidos así, de tales carencias deambulan por el ciberespacio los acólitos de la tiranía cubana.
Existen demasiada bibliografía y testimonios plasmados como para que alguien al día de hoy pueda negar la barbarie de los campos de concentración para homosexuales, religiosos y disidentes conocidos como las UMAP. Aunque la última de las bestias de Birán se atreva a desmentir la realidad, nadie los respeta y no tienen crédito ante el mundo. La dictadura debe terminar por el bien de toda Cuba y el bienestar del ciudadano.
R.Muñoz.

Una respuesta para “Cuando el hedor es el enlace en el A.D.N. Por Ramón Muñoz Yanes”

Deja un comentario