Guillermo Cabrera Infante sobre Zoé Valdés

«La publicación de «La Habana para un infante difunto» y otros libros críticos con Castro hicieron, explicó el autor, «que Alfaguara, mi editorial, no pudiera tener una librería en condiciones en La Habana, y lo mismo ocurre con libros como los de Zoé Valdés». Una negativa a abrir establecimiento en pleno casco urbano ante la que también se encontraría Ediciones B, a pesar de que publica a Abel Prieto, ministro de Cultura cubano.»

Entrevista con Guillermo Cabrera Infante en ABC. Esto es lo que para mi cuenta.

Con Jana Bokova y Guillermo Cabrera Infante, París, 1995.

 

«J.H.C.- Zoé Valdés ha sido finalista del Planeta en 1996. ¿Qué opina de su labor literaria y de sus posiciones políticas respecto a Cuba?

G.C.I.- Ha habido una reacción negativa con (o contra) Zoé Valdés, motivada en parte por la envidia y en parte porque Zoé se ha mostrado más valiente que los «quedaditos» que ahora la atacan. No quiero cometer la grosería de decir que ella ha evolucionado hacia un contra-castrismo, sino que a medida que su voz se ha hecho más fuerte su mensaje es cada vez más claro. Como sucede con todo cubano decente ese mensaje es cada vez más enemigo de lo que ella ha llamado el Comediante en Jefe.

Zoé nació en 1959. Esa fecha sirve para distinguir a los que nacieron bajo Castro de los que conocían la Cuba de antes y han mentido por interés personal o por lo que es peor – por miedo. Todos estos escritores (y no escritores), toda esta generación fue engañada no sólo por Fidel Castro y sus secuaces, sino también por sus padres, madres y maestros que conocían otra Cuba y presenciaron su destrucción en silencio. Como cómplices. Para ellos, para la gente de Zoé Valdés, dentro o fuera de Cuba, tengo, si están adentro, compasión y comprensión, si están afuera y si han sabido liberarse de la larga mano de Castro, tienen toda mi simpatía y, si puedo, mi colaboración: presenté a Zoé Valdés en la entrega de los premios Planeta y la hubiera presentado con gusto si ganara el premio Cervantes. Sólo tengo que añadir que literariamente, no se merecía el segundo premio, se merecía el primero -y ahí está de best-seller.»

Las palabras de Guillermo Cabrera Infante sobre mi persona, como las de Dulce María Loynaz, mucho antes (que ya presenté en ‘Zoeños de la Razón’ y mostré en mi libro ‘Los Misterios de La Habana’, así como las que encabezan este perfil de Mario Vargas Llosa, entre otras, es lo que a mí me vale como premio de vida y de aprendizaje.

Foto: Víctor García de la Concha, filósofo español, director del Instituto Cervantes y de la Real Academia de la Lengua Española, Guillermo Cabrera Infante, Fernando Schwartz, y yo, el día de la presentación de los Premios Planetas en el Hotel Ritz, 1996.

Deja un comentario