El falso mito de las «heroicas» cargas con machete de los rebeldes cubanos: un intento de deshonrar a España

Incluso historiadores americanos recientes han defendido que «fue un rasgo distintivo de la osadía de los insurrectos y de la incompetencia de los españoles», pero algunos estudios recientes y testimonios de la época demuestran que ni fueron tan numerosos ni tan eficaces

Origen: El falso mito de las «heroicas» cargas con machete de los rebeldes cubanos: un intento de deshonrar a España

2 Replies to “El falso mito de las «heroicas» cargas con machete de los rebeldes cubanos: un intento de deshonrar a España”

  1. Se puede estar o no de acuerdo con este artículo de la Revista de Historia Militar de España, pero abunda en datos normalmente no conocidos, tanto por su crueldad como por haber sido ocultados ( como la muerte del tan vanagloriado Quintín Banderas, que lo mataron sus propios antiguos compañeros en el año 1906 ).

    Cosas que no conocen muchos cubanos por la ocultación que hacen de ellos los comunistas de Cuba:

    “Un ejemplo particularmente dramático del uso del machete lo experimentaron los prisioneros españoles, siendo bien conocida la desmedida brutalidad que tuvo Quintín Banderas con aquellos soldados que tenían la desgracia de caer en sus manos, y a los que preguntaba su nombre para cuando éstos respondían “me llamo…” proceder a cortarles la cabeza de un tajo replicando ‘te llamabas’.

    Es irónico que muriera macheteado por sus propios compatriotas una vez terminada la guerra.

    Cuando ocurrió la reelección de Tomás Estrada Palma, fue uno de los primeros que se dispusieron a tomar de nuevo las armas en oposición a sus propósitos. La oposición liberal, para hacer valer su inconformidad, tomó las armas e inició la llamada Guerrita de Agosto.

    El general Quintín Banderas fue cruelmente macheteado y baleado por fuerzas de la guardia rural en la finca “El Garro”, cerca de Arroyo Arenas, el 22 de agosto de 1906.

    El presidente Estrada Palma ordenó que se le enterrara en una fosa común sin ninguna marca indicando su enterramiento, pero gracias a la acción de un sacerdote local, su familia pudo recuperar el cadáver y darle digna sepultura.

    Sus restos descansan actualmente en un sencillo panteón de mármol negro en el Cementerio de Colón, en La Habana.”

    Y a pesar de ello hay en La Habana un parque que tiene su nombre (pero mas conocido por “Parque Trillo”) en la barriada de Cayo Hueso; en el habanero municipio de Centro Habana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .