«¡A las armas, son 400!»: la milagrosa vida del soldado español de la Guerra de Cuba que murió con 110 años

Aurelio Díaz Campillo fue reclutado para ir a La Habana con 18 años. Había nacido en el pequeño pueblo asturiano de Tielve en 1878 y allí regresó tras el desastre de 1898. En 1983, con 105, aún encontramos declaraciones suyas en ABC, ya que murió seis años después, recordando con pelos y señales los sufrimientos de la batalla: «Se enteraron de que en la base solo había 80 españoles enfermos, y ya ven, con la tiritona y todo les dimos su merecido»

Origen: «¡A las armas, son 400!»: la milagrosa vida del soldado español de la Guerra de Cuba que murió con 110 años

Deja un comentario