La visita –

La visita –


Por Manuel C. Díaz. Antes de zarpar, la lancha dejó escapar tres largos pitazos de aviso, tan fuertes, que todas las ventanas de la antigua capitanía se estremecieron de repente. Unos pelícanos que descansaban sobre los pilones del embarcadero levantaron espantados el vuelo y se perdieron entre los mangles que serpenteaban a la entrada de los canalizos. De pronto, las aguas turbias que chapoteaban tranquilas entre el espigón y los arrecifes […]

Origen: La visita –

Una respuesta a “La visita –”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: