Macron con las abuelas de la Plaza de Mayo mientras las abuelas francesas reciben de jubilación una cagada

Este es otro cagón más, y la mujer una oportunista de las peores.