Ya fue Humala a marcarle la tarjeta a los dictadores Chacumbs y sus esbirros.

El Nuevo Herald.