Alejandrina, Dama de Blanco, abandona la huelga de hambre.

Tras concedérsele la posibilidad de ver a su marido, el opositor también dejó el ayuno forzado. En El Nuevo Herald.