Horas difíciles para la Monarquía española. Por Carlos E. Cué.

El País.